Embarazo confirmado

Carla Bruni, esposa del presidente francés, Nicolás Sarkozy, mostró esta semana al mundo su embarazo al recibir a las esposas de los dirigentes del G8 en Deauville, cuando en un gesto más que elocuente puso suavemente sus manos sobre su vientre incipiente.

Durante la tradicional foto con sus pares, Carla Bruni hizo el delicado gesto, despejando la incertidumbre que reinaba en los últimos días, pues pese a una breve aparición en un informativo de televisión, la primera dama y el Elíseo, sede de la presidencia francesa, se negaban sistemáticamente a confirmar el embarazo.

Luciendo un vestido evasé de color blanco por encima de la rodilla, una chaqueta negra un poco más larga y con el cabello suelto, Carla Bruni Sarkozy mostró tímidamente su panza, todavía discreta, en la entrada de la Villa Strassburger, una joya de la arquitectura de la Belle Epoque en Deauville. Ante camarógrafos y fotógrafos apostados frente al edificio, sin decir una palabra, Bruni, tercera esposa del presidente Sarkozy, con quien contrajo matrimonio en febrero de 2008, confirmó lo que era un secreto a voces desde hace varias semanas.

Paradójicamente, la confirmación visual del embarazo de Bruni ha resultado ser una de las noticias más comentadas de la cumbre, pese a los esfuerzos de su esposo, Nicolás Sarkozy, para eludir todas las preguntas sobre el tema, incluidas las referentes al sexo del bebé, esperado para el otoño boreal próximo.

“La felicito por ser italiana”, dijo enigmáticamente el presidente francés a la periodista que le preguntó si esperaban niño o niña, durante la rueda de prensa final del encuentro de los jefes de estado del Grupo de los 8.  “Ellos no quieren conocer el sexo del bebé por adelantado, pero estoy seguro de que será una niña y que será tan linda como Carla”, dijo el futuro abuelo del bebé, Pál Sarkozy, padre del presidente.