En busca del primer mundo

Por momentos divertida, a ratos emotiva, continuamente dinámica. ‘Seven Eleven’, una obra crítica y contemporánea, se presenta en el Teatro Libre de La Candelaria.

Cabrón es un gigoló pro yanqui y extravagante que frecuenta asiduamente la tienda Seven Eleven. Ese es su refugio, el lugar donde fragua sus planes y su zona de citas.

Allí se le ocurre sugerirle a una de sus clientas que le sirva de rehén. Su propósito: cobrar una considerable suma de dinero a su opulento marido y conseguir la vía libre para alcanzar su sueño americano.

Paulina, su clienta, acepta el macabro secuestro a cambio del más sádico sexo que Cabrón le pueda ofrecer. Mientras eso sucede, Jesús, un joven consternado por problemas familiares, decide matar a su madrastra, una abuela santurrona y tétrica que tiene tatuado en su cuerpo fragmentos del apocalipsis. Por temor a ser descubiertos por la Policía todos se esconden en la casa de Cabrón, donde tendrán que soportar una difícil convivencia. A este coctel molotov se le suma Martín, un niño abandonado por su madre, quien “se fue a los Estados Unidos a llevar un encargo”.

Desde ese momento, los protagonistas tendrán que pasar por una serie de conflictos con tal de salir bien librados de sus pecados, pues una vez puesto el mundo de cabeza, la tarea es enderezarlo.

Iván Olivares, dramaturgo y director, escribió esta pieza teatral en México, su lugar de origen. Su propósito era evidenciar una coyuntura social latinoamericana, afectada por la pobreza, el sueño americano y las ansias de riqueza.

“Mi propósito era abordar el tema de la violencia urbana latina, sin dejar de lado la ironía y una buena dosis de humor causados por el orden vulnerado”, dice el mexicano.

El nombre de la obra es tomado de Seven Eleven, la marca de supermercados estadounidenses que invadió el mundo al punto de convertirse en la cadena de tiendas más grande del planeta en todas las categorías, incluso por encina de McDonald’s.

Como muestra de su hegemonía capitalista, hace varios años esta franquicia industrializada y de productos prefabricados invadió Ciudad de México desplazando las pequeñas tiendas de barrio.

La obra, que estaba dirigida en principio a un público europeo, pretendía mostrar una historia acaecida en cualquier ciudad latina en la que nevaba por primera vez. Allí sus protagonistas tendrían que pasar por una serie de aprietos con tal de irse a vivir a los Estados Unidos, hablar inglés y ganar mucho dinero.

Olivares reconoce que el proceso de adaptación al público nacional fue enriquecedor para su experiencia en las tablas: “En Colombia la técnica teatral se trabaja de manera grupal, luego es mostrada al director; yo quise cambiar un poco la metodología y al final, tanto los actores, como yo, nos adaptamos a una técnica conjunta con éxito total”.

La obra, ganadora del Taller del Royal Court de Londres, fue despojada de los mexicanismos y el grupo actoral se ocupó de revestir, en fondo y forma, a cada uno de los estereotipos sociales, mientras Olivares consolidó, de la mano de un grupo de artistas, la iluminación, el vestuario y la escenografía.

La pieza es producida por el equipo de Quinta Picota y coproducida por el Teatro Libre. Iván Carvajal, Diana Alfonso, Alexis Rojas, Andrea García y Hernán Cabiativa son los actores que dan vida a este montaje, una muestra del deseo latino por alcanzar una falsa felicidad.

 

últimas noticias

Hablemos de Improvisación: Hay Algo

Carlos Acosta: Estrella del ballet, a su pesar