En firme medida de aseguramiento contra Lucero Cortés

Se le sindica de ejercer tráfico de influencias para favorecer a su esposo irregularmente en un litigio jurídico.

En firme quedó la medida de aseguramiento dictada en contra de la ex representante a la Cámara Lucero Cortés, sindicada por la Corte Suprema de Justicia de ejercer un supuesto tráfico de influencias para favorecer a su esposo Manuel Rincón en una pugna jurídica que libraba por considerar que había sido víctima de estafa en el proceso de compra de unas acciones; le negaron la libertad con la imposición de brazalete elctrónico.

Al parecer, la dirigente se presentó ante magistrados del Consejo Superior de la Judicatura, para persuadirlos, empeñada en conseguir que la Sala Disciplinaria que sancionaran a su colega del Seccional de Cundinamarca Rafael Vélez, suspendido en el ejercicio de sus funciones durante un año.

El mismo afectado aducía que se trataba de una cuenta de cobro por no haber sancionado a un abogado que representaba a un grupo de accionistas de una firma de televisión por cable inmersos en un negocio  en el que, dice Manuel Rincón, resultó siendo víctima de estafa.

Aunque la Sala Disciplinaria de la Judicatura asegura que no hay prueba que demuestre que se produjo el  mentado tráfico de influencias, pues incluso el juez de segunda instancia ratificó la absolución del abogado en litigio con el compañero sentimental de la parlamentaria, la Corte le pidió a la misma Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara que investigara a los magistrados supuestamente incriminados en el caso.

La Sala Disciplinaria insistió en que la sanción en contra del magistrado Vélez, quien aducía a la supuesta cuenta de cobro que se le estaba haciendo efectiva, se debía a que había permitido el vencimiento en los términos de varios procesos de los que estaba a cargo y no como respuesta a ofrecimiento alguno de parte de Lucero Cortés a sus magistrados.