"En Francia no quieren una especie de Berlusconi bis"

Mitad de los franceses apoya regreso de Strauss Kahn a la política, a quien le apareció nueva denunciante.

El posible retorno a la política del socialista francés y ex director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, acusado de violación y en libertad condicional en Nueva York, sigue alimentando todo tipo de especulaciones y comentarios en Francia.

Los franceses se encuentran divididos sobre su vuelta, en caso de que quede, como todo parece apuntar, completamente exculpado de los cargos de los que se le acusan. Una encuesta publicada por el diario Le Parisien asegura que el 49% de los franceses está a favor de que DSK vuelva a la política francesa; por el contrario, el 45% es partidario de que no regrese. Si la pregunta se le hace a simpatizantes de izquierda, la respuesta es más contundente: el 60% de ellos quiere que Strauss-Kahn retome sus actividades políticas en Francia frente al 38% que no lo desea. Esto tiene su importancia, dado que en las primarias socialistas -cuyo plazo de presentación de candidaturas comenzó el martes y terminará el 13 de julio- podrá votar todo aquel que se declare simpatizante de izquierda. Tanto François Hollande como Ségolène Royal, dos de los candidatos a estas primarias con más posibilidades, ya han asegurado que están a favor de que se retrase el plazo de presentación de candidaturas, a fin de que dé tiempo a DSK a acudir.

La verdadera incógnita, con todo, no es la de si podrá sino si querrá: muchos de sus amigos políticos que han hablado con él por teléfono aseguran en distintos medios de comunicación franceses que Strauss-Kahn, de momento, solo piensa en su defensa, en su exculpación, en lavar su nombre y, si todo sale bien, en tomarse unas vacaciones. No es la primera vez que este hombre resucita políticamente, aunque a diferente escala y con un asunto de mucha menos repercusión mediática: en 1999, dimitió como ministro de Economía antes de ser inculpado por un asunto de corrupción del que, posteriormente, saldría exonerado.

Desde la derecha lo consideran amortizado, a pesar de que quede libre sin cargos, y no creen en su vuelta automática a la política: "Está fuera de combate. Este asunto ha abierto la caja de Pandora sobre sus relaciones con las mujeres y con el dinero", asegura un exministro en Le Parisien. "¿Alguien se cree que puede ser candidato socialista cuando alquila una casa en Nueva York por 50.000 dólares al mes?", añade. "Los franceses han descubierto a un tipo muy alejado del común de los normales", añade otro ministro al Journal du Dimanche, que agrega: "En Francia no quieren una especie de Berlusconi bis".

Strauss-Kahn deberá luchar contra esta fama de acosador que se ha ganado en este mes y medio, en el que se ha aireado toda su vida privada. Un ejemplo: Anne Mansouret, dirigente socialista y madre de la periodista Tristane Banon, quien acusó hace años en televisión a DSK de haberla agredido sexualmente, asegura en The New York Times que siente "rabia" al ver cómo se ha recibido la noticia de la posible liberación de DSK por muchos hombres en Francia.

 

últimas noticias