En más de $600 millones condenan a la Nación por asesinato de policía

La mujer fue acribillada por su exesposo, también uniformado, quien se suicidó minutos después.

Más de 600 millones de pesos deberá pagar el Estado, luego de que el Juzgado 35 Administrativo del Circuito de Bogotá condenara al Ministerio de Defensa y a la Policía Nacional por el asesinato de una subintendente,  acribillada a tiros por su propio esposo, quien también integraba ese organismo civil.

Al comprobarse que el asesino ingresó con el arma homicida a la Estación de Policía de Modelia, en Bogotá, el juez consideró que hubo una falla latente en el servicio, toda vez que no se le efectuó ningún control.

El abogado de las víctimas, Carlos Augusto Bernal, explicó que suena inconcebible que el también subintendente Jorge Talero Pulido haya ingresado armado a un lugar que, como ese debe estar sometido a la mayor vigilancia, más cuando se encontraba actuando fuera del servicio.

El hecho ocurrió hace dos años, cuando, por causas desconocidas, el policía asesinó a su esposa Marina Forero Ñañez en plena estación, para luego huir del lugar y, horas más tarde, habiendo arribado al Parque de la 93, se quitara la vida con la misma arma de fuego.

Así las cosas, el despacho reconoció  la necesidad de resarcir a los familiares de la víctima por más de 609 millones de pesos y ordenó el pago de perjuicios morales y de vida en relación en favor de sus dos padres, hermanas y dos de sus tías.

Como perjuicios morales, los padres recibirán poco más de 181 millones de pesos, sumados a otros 100 salarios mínimos mensuales vigentes cada uno; la Nación también deberá pagarles 100 salarios mínimos adicionales (a cada uno) por daños de vida en relación.

Por estos dos tipos de perjudicialidad, el Juzgado ordenó pagar 100 salarios mínimos mensuales vigentes (50 por daños morales subjetivos y 50 por perjuicio de vida en relación) a cada uno de sus dos hermanos y a cada una de sus dos tías.

El abogado Bernal anunció que impugnará el fallo, por considerar que la liquidación del pago por daño moral a los padres de las víctimas no se ajustaba a la jurisprudencia relacionada con el cálculo del salario dejado de percibir por la subintendente, ante la imposibilidad de continuar con su ascenso, dentro de la Policía.
 

Temas relacionados