En marcha audiencia que antecede a aprobación del TLC con EE.UU.

Durante la audiencia, que se asemeja a una citación de congreso, intervinieron funcionarios de la administración Obama y representantes del sector privado.

La audiencia en el Comité de Finanzas del Senado de Estados Unidos, celebrada este miércoles en Washington, fue calficada como positiva y la antesala del inicio del trámite formal del Tratado en ese legislativo, destacó el Ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Diaz-Granados.

Durante la audiencia, que se asemeja a una citación de congreso, intervinieron funcionarios de la administración Obama, representantes del sector privado; y miembros del Comité de Finanzas del senado de Estados Unidos, quienes, en su mayoría, expresaron su apoyo a los avances logrados a través del Plan de Acción con miras aprobación del tratado, según comunicado de prensa del ministerio.

El Comité de Finanzas está conformado por 23 Senadores, 13 demócratas y 10 republicanos, dice el informe.

Un informe del ministerio de Comercio, Industria y Turismo registra alguna de las intervenciones de los congresistas estadounidense.

Orrin Hatch (R –Utah) Líder de la minoría republicana del Comité; se asemeja al vicepresidente de la comisión.
Hoy Colombia está volviendo a despertar. La violencia se ha reducido, el empleo está mejorando y la economía está creciendo. Las reformas institucionales están creando una democracia más fuerte y vibrante. La ley de tierras y reparación a las víctimas de la violencia son un esfuerzo sin precedentes para sanar las heridas del pasado. Años de cooperación bipartidista a través del Plan Colombia y mediante programas como ATPDEA han ayudado a que esta transformación sea posible.

El TLC beneficiará a Colombia de diferentes maneras, proveerá de certeza y previsibilidad a muchos negocios colombianos que exportan flores y otros productos a los Estados Unidos. Así mismo, permitirá fortalecer las relaciones e inversiones entre las empresas colombianas y americanas. Una vez implementado, el tratado ayudará al crecimiento de las economías, a la creación de empleo y a reducir la pobreza en Colombia.

Max Baucus (D- Montana) Líder de la mayoría demócrata del Comité; es como el Presidente de la Comisión.
El Presidente John F. Kennedy dijo una vez: "La geografía nos ha hecho vecinos. La historia nos ha hecho amigos; la economía nos ha hecho socios y la necesidad nos ha convertido en aliados”.

Las palabras del Presidente Kennedy describen nuestra relación con Colombia. Los Estados Unidos y Colombia son los vecinos en las Américas. Washington, DC es lo más cerca a Cartagena, Colombia, como lo es para Columbia Falls, Montana.

Y mientras que la geografía nos ha hecho vecinos, la historia nos ha hecho amigos. Los Estados Unidos y Colombia son las dos democracias más antiguas del hemisferio occidental. Cuando Colombia declaró su independencia de España en 1810, los Estados Unidos fue el primer país en reconocer a su vecino nuevo soberano. Las raíces históricas de nuestra amistad son profundas.

Como la historia nos ha hecho amigos, la economía nos ha hecho socios. El año pasado, Estados Unidos exportó mercancías por valor de $12 mil millones a Colombia, nuestro tercer mercado más grande de América del Sur. Y Colombia compró más productos agrícolas de EE.UU. que todos los países, menos uno, en América del Sur. De hecho, el comercio de bienes y servicios con Colombia es mayor que el de nosotros con Rusia, España y otras economías más grandes.

En lugar de competir, nuestras economías se complementan entre sí. Colombia compra trigo, automóviles, maquinaria y aeronaves a los Estados Unidos. Nosotros compramos flores, café, aceite y ropa de Colombia. Nuestra relación económica con Colombia ha ayudado a empresas de EE.UU. a crecer y ha creado puestos de trabajo para los trabajadores estadounidenses.

Y mientras la economía nos ha hecho socios, la necesidad nos ha convertido en aliados. Hace una década, Colombia estaba al borde del colapso. El conflicto armado duró, los narcotraficantes prosperaron, la violencia contra los trabajadores estalló y se estancó la economía. Vitales intereses nacionales de EE.UU. estaban en riesgo. Como aliados, los Estados Unidos y Colombia se unieron para responder.

Los Estados Unidos prometieron su apoyo para el "Plan Colombia". Bajo ese Plan, hemos proporcionado más de $7 mil millones a Colombia para combatir el narcotráfico, impulsar el desarrollo y proteger los derechos humanos.

Hemos ampliado la Ley de Preferencias Arancelarias Andinas para proporcionar un mayor acceso libre de aranceles al mercado de EE.UU. para los productos colombianos. Hemos creado nuevas oportunidades para el pueblo colombiano, y nuevas alternativas para evitar el tráfico de drogas ilegales.

Con nuestra ayuda, Colombia ha logrado resultados impresionantes. Desde 2002, los homicidios han disminuido en un 46 por ciento, los secuestros han disminuido en un 93 por ciento, los ataques terroristas han disminuido en un 70 por ciento y más de 50.000 ex-combatientes han depuesto las armas.
Pero tenemos un asunto pendiente con nuestro amigo y aliado. En 2006, los Estados Unidos y Colombia firmaron un acuerdo de libre comercio. Fue aprobado abrumadoramente por Colombia.

La Comisión Internacional de Comercio estima que este acuerdo impulsará la economía de los EE.UU. por $ 2,5 mil millones, pero a la espera de la acción de los Estados Unidos.

Nuestra aprobación del TLC se ha retrasado por las preocupaciones legítimas de los derechos y seguridad de los trabajadores colombianos. Durante décadas de conflicto armado, los trabajadores colombianos fueron objeto de amenazas, intimidación y violencia.

Viajé a Colombia a principios de este año para evaluar de primera mano el progreso que Colombia ha hecho para hacer frente a estas preocupaciones. Este progreso es real, es impresionante y se mejorará una vez que el TLC entre en vigor.

El TLC entre ambas partes se compromete a proteger los derechos fundamentales del trabajo. Este compromiso es plenamente aplicable, al igual que las disposiciones comerciales del Acuerdo. Y este compromiso es mucho más fuerte que el de Colombia en tratados de libre comercio con otros países, incluyendo Canadá y la Unión Europea.

El Presidente Colombiano, Juan Manuel Santos también ha accedido a hacer mucho más. El mes pasado, el Presidente Barack Obama y el Presidente Santos, acordaron un Plan de Acción Laboral. En ese plan, Colombia se comprometió a una serie de medidas concretas para fortalecer los derechos laborales, mejorar la protección de los trabajadores contra la violencia, y mejorar las actuaciones judiciales.

El Plan de Acción ha sido adoptado por todos los sindicatos en Colombia. Y un prominente grupo de trabajo en Colombia, de hecho, calificó este Plan de Acción como uno de los más importantes desarrollos de los derechos en Colombia, en 20 años.

El Plan de Acción también es exigible. Se divide en tres etapas para asegurar que Colombia cumple con cada uno de los compromisos. La semana pasada, la Administración notificó al Congreso que Colombia ha cumplido la primera etapa de los compromisos. Como resultado, el Congreso y la Administración están trabajando en el proyecto de ley para implementar el TLC.

La segunda etapa de los compromisos se debe cumplir el 15 de junio. Una vez que estos se cumplan, entendemos que la Administración va a estar preparada para presentar formalmente el TLC al Congreso para su votación.

Y la tercera fase de los compromisos se debe cumplir el 15 de diciembre. Una vez que Colombia implemente estos compromisos, y otros relacionados con el TLC, la Administración deberá certificar al Congreso que Colombia ha tomado las medidas necesarias para permitir que el TLC entre en vigor.

Ahora estamos a punto de aprobar nuestros acuerdos de libre comercio con Colombia, Panamá y Corea. A medida que avancemos con estos acuerdos de libre comercio, también tenemos que ayudar a los trabajadores de América frente al desafío de la competencia mundial. Para ello, debemos asegurarnos de que el Congreso promulga una extensión robusta, a largo plazo, de Asistencia para el Ajuste del Comercio en conjunto con el TLC. Colombia es nuestro vecino, nuestro amigo, nuestro socio y nuestro aliado.

Así que vamos a trabajar juntos para implementar el Plan de Acción Laboral. Vamos a avanzar rápidamente y aprobar el TLC. Vamos a ampliar la asistencia de ajuste comercial. Y vamos a crear nuevas oportunidades que permitan mejorar las economías y las vidas de las personas en ambos países.

John Kerry (D –Massachusetts) Es uno de los senadores más importantes de la bancada demócrata.

En el pasado, yo no estaba preparado para apoyar el TLC propuesto porque no sentía que se hubiera adelantado un progreso suficiente en materia de derechos laborales y de derechos humanos. Yo creo que hoy hemos llegado a un punto diferente, en el cual esos asuntos se están teniendo en cuenta seriamente. La administración de Santos merece el crédito por reconocer en donde era necesario realizar cambios. Juntos, hemos construido un Plan de Acción realista, alcanzable y sostenible que permite resolver esos asuntos antes mencionados. Esos esfuerzos conjuntos y los beneficios propios del tratado me han permitido concluir que es hora de aprobar el TLC con Colombia.

Tom Carper (D – Delaware)

El tiempo de actuar es ahora. Estoy asombrado con el progreso que Colombia ha mostrado en temas como la protección de los derechos laborales, la reducción del comercio de drogas, y la disminución de los niveles de violencia. Yo creo que este TLC ayudará a Colombia a continuar sus progresos en estas áreas y estoy dispuesto a trabajar con mis colegas para avanzar en la aprobación de este acuerdo.

Temas relacionados