En tres años 52 mil niños han pedido ayuda por abuso sexual y maltrato

Este año lo han hecho 12.276 menores.

A través de la línea 106 alrededor de 52.400 niños han solicitado ayuda por casos de abuso sexual, maltrato infantil, violencia intrafamiliar y conducta suicida.

La coordinadora de la Línea 106, Carolina Torres, señaló que se han atendido casos de niños y adolescentes “que nos llaman a decirnos, miren mi tío, mi papá, el señor x me está mirando de una forma rara, me está insinuando cosas, nosotros hacemos una acción de prevención inmediata para que eso que ya es una violencia no se vuelva más complicada de manejar y más compleja".

Explicó que el equipo de profesionales de la línea, como primera acción en casos como el ejemplo anterior, visibiliza con el menor que algo anda mal, que las insinuaciones y otro tipo de conductas son ya una violencia y se indaga con quién vive el menor y si se han repetido ese tipo de situaciones.

En segundo lugar se fortalece la autoprotección, es decir que el niño o adolescente no esté solo, ni se sienta solo, que le cuente a alguien. Tercero se busca con ellos una red de apoyo y se visibiliza. "Desafortunadamente a veces no está dentro de la familia porque ya le ha dicho a la mamá y no le cree, igual al papá, es decir ya ha quemado esa etapa de buscar en su familia el apoyo y no lo encuentra. En efecto buscamos esa red de apoyo fuera de la familia, como a la escuela, un tío, la abuela, para que el menor no se sienta solo con la misión", expresó la coordinadora.

Posteriormente se hace una remisión a las instituciones que apoyan el equipo de la línea 106, es el caso de los hospitales de la red pública de Bogotá para que a través de los de primer nivel se haga un seguimiento especializado a estos casos. También a través del ámbito escolar, los psicólogos hacen un acompañamiento directo con el niño o adolescente, pues según la coordinadora, en su mayoría la casa no es el lugar protector para ellos.

“Después se hace toda la movilización social de redes para que los menores no se sientan solos y puedan tener el soporte de una institución y de la red personal que se pone a disposición de ellos. Generalmente como sector salud hacemos notificación a hospitales de primer nivel pero paralelamente activamos el sector protección, que es el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) para el caso específico de maltratos y violencias y a la Unidad de Delitos Sexuales para los casos de abuso sexual", agregó.

Los niños y adolescentes tienen tres formas de acceso a la ayuda de la línea 106, por teléfono, chat, a través de la página web www.infanciabogota.gov.co y el buzón 106, que se dio frente a una necesidad que estaban en sectores rurales de las localidades de Sumapaz y Usme.

"En el caso del buzón los menores nos escriben cartas contándonos situaciones positivas o problemáticas, luego el referente de Sumapaz, que es el hospital Nazareth los lleva al nivel central, el equipo de psicólogos las responden y si hay identificación de casos de violencias hacen la movilización igual que por teléfono y se hace una devolución personalizada a cada niño. Esa estrategia funcionó también en Usme, y va a funcionar en el ICBF, en el hospital de Bosa y en algunos colegios", señaló Torres.

Actualmente la línea 106 cuenta con 14 profesionales de psicología con experiencia en promoción de salud mental, prevención y atención de eventos prioritarios de la infancia y la adolescencia y cuenta con atención de domingo a domingo, 15 horas al día en horario continuo de 7 a.m. a 10 p.m.

En 2009 se realizaron 9.227 intervenciones a favor de los menores, en 2010, 30.898 y en lo que va del 2011, 12.276.