EPS: ¿Salud o negocio?

El senador Jorge Enrique Robledo señala que las EPS están utilizando el dinero de la atención de los usuarios para aumentar su patrimonio. Las entidades y el Gobierno se defienden.

Un álgido debate se llevará a cabo este jueves en la plenaria del Senado, por las presuntas irregularidades en  el manejo del presupuesto asignado a las Entidades Promotoras de Salud (EPS), que estarían generado sobrecostos cercanos a un billón de pesos. Además, según el senador Jorge Enrique Robledo, citante del debate,  se estaría usando el dinero asignado para la atención de los usuarios a través de la Unidad de Pago por Capitación (UPC) —presupuesto destinado por el Fondo de Solidaridad y Garantías (Fosyga) para garantizar la atención del Plan Obligatorio de Salud (POS)— en inversiones de patrimonio de estas entidades, en especial Saludcoop.

Al debate fueron citados el ministro de Protección Social, Mauricio Santamaría, y el superintendente de Salud, Conrado Gómez, quienes tendrán que responder por una serie de señalamientos que realizará el senador Robledo. El primero tiene que ver con una sanción que emitiría la Superintendencia de Industria y Comercio contra la Asociación Colombiana de Empresas de Medicina Integral (Acemi) y 14 EPS porque “con el argumento de la libre competencia, montaron un cartel para negar el derecho de los pacientes a acceder a los medicamentos y tratamientos a través del POS y generar el reembolso de la prestación de los servicios de salud a través del no-POS, obligando al Fosyga a disponer de estos recursos y generando un doble cobro”, afirmó Robledo.

Al respecto, el superintendente de Salud, Conrado Gómez, señaló que “aún la Superintendencia de Comercio no ha emitido un concepto, nosotros trabajamos de forma conjunta con el Ministerio de Protección Social para regular el tema de la libre competencia y estamos esperando la decisión y saber si hay irregularidades, porque esta es una denuncia muy delicada”. Por su parte, la EPS Saludcoop afirmó que “los medicamentos del POS adquiridos, o bien fueron suministrados a pacientes o se encuentran en inventario para su dispensación futura a los afiliados. La red externa de IPS (Instituciones Prestadoras de los Servicios de Salud) también dispensa de forma adecuada los medicamentos y posteriormente se los facturan a Saludcoop y sus filiales Cruz Blanca y Cafesalud”.

Otro tema sobre el cual se pedirán respuestas del ministro y del superintendente tiene que ver con las medidas tomadas frente a los presuntos sobrecostos en los medicamentos por cerca de un billón de pesos, tal como lo plantea un estudio realizado por la Universidad Nacional y el mismo Ministerio de Protección Social, el cual advierte incrementos de hasta del 300% en el precio de las medicinas. Al respecto, Gómez reconoció este tipo de irregularidades y afirmó que la Superintendencia de Salud está adelantando la investigación del caso.

“Fue el mismo Ministerio el que encontró las irregularidades y luego de una reunión con la viceministra Beatriz Londoño notamos el incumplimiento en la entrega de información, problemas de cobertura y de calidad. Además, la clara tendencia de sobrecostos en los medicamentos de parte de algunas EPS. Por eso ya abrimos investigación contra 22 entidades, hemos hecho visitas de campo y en pocos días le tendremos respuestas al país”, afirmó Gómez.

Frente a estos señalamientos, Saludcoop (a la que se le atribuyen cerca del 80% de estos sobrecostos), por medio de un comunicado respondió que “es imposible afirmar que se hayan sobrefacturado medicamentos POS, tal como algunas personas de manera errada lo han estado manifestando. Por este motivo, le solicitamos a la Superintendencia de Salud confirmar la veracidad de las equívocas afirmaciones”.

Algunos de los puntos  que se plantearán en el marco del debate tienen que ver con un informe presentado por la Federación Médica Colombiana, en el que señala sobrecostos en medicamentos del no-POS como: rituximab, un medicamento contra el cáncer, con sobrecostos por $70 mil millones, y antihemofilicos que forman parte del POS y los cobran como no-POS, $21 mil millones.

Los medicamentos en cuestión

La Federación Médica Colombiana (FDM), estableció la existencia de irregularidades en los recobros de los medicamentos “no POS” al Fosyga. Según la federación, los principales medicamentos que presentan irregularidades son:

Rituximab: Medicamento contra el cáncer, que al parecer presenta sobrecostos por $70 mil millones.

Antihemofílico: Coagulante que según la FDM estaba incluido dentro del Plan Obligatorio de Salud pero era cobrado como “no POS”. Tienen un sobrecosto de $21.700 millones.
 

Temas relacionados