'Es el turno de las empresas'

Marie-Gabrielle Ineichen, secretaria de Estado para los Asuntos Económicos de Suiza, explica en qué áreas se verán beneficiados ambos países con la entrada en vigor de este acuerdo comercial.

A partir del próximo primero de julio, los productos de la industria nacional entrarán al mercado suizo sin pagar arancel. Un incentivo inmediato que beneficiará principalmente a sectores como el químico, el calzado, los textiles y las confecciones, y que se extenderá a productos agrícolas como banano, café procesado, quesos, jugos tropicales, cigarrillos y tabaco.

Estas son algunas de las ventajas que traerá la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Suiza, anunciado ayer por los gobiernos de ambos países, el mismo que se convertirá en la puerta de entrada de la producción nacional al Viejo Continente.

Asimismo, el Gobierno espera aumentar la actual inversión suiza en el país, estimada en US$1.600 millones. Para lograrlo, además del TLC, ambos países convinieron una serie de acuerdos con los que se elimina la doble tributación de las empresas, brinda protección judicial a los negocios y protege recíprocamente a las inversiones.

Marie-Gabrielle Ineichen, secretaria de Estado para los Asuntos Económicos y jefe negociadora de Suiza, le explicó a El Espectador los beneficios que este tratado tendrá en la relación comercial entre ambos países.

¿Cómo califica Suiza los productos colombianos?

Las frutas y flores tienen una muy buena reputación. Los bananos colombianos son considerados de excelente calidad, las principales compras se las hacemos a Panamá, Costa Rica y Ecuador. Precisamente, le decía al ministro Díaz-Granados (de Comercio, Industria y Turismo) que tanto los bananeros como los demás empresarios tienen que aprovechar esta oportunidad para incrementar sus exportaciones. Suiza tiene muchas ganas de comprar todas las frutas tropicales.

Por otro lado, en mi país se ha establecido una cultura de la salud que implica comer bien y consumir productos orgánicos. En esta materia, Colombia tiene el escenario perfecto para mejorar todo lo que está haciendo. Por eso hicimos este acuerdo, para brindar mejores oportunidades a los empresarios. Nosotros nos encargamos de la negociación, ahora es el turno de las empresas.

¿Qué otras áreas son potenciales para Colombia?

Existen muchas oportunidades para los productos industriales y la joyería, pues Colombia tiene un mercado muy diversificado. Y siempre tendemos a olvidar los servicios. Somos un país cuyo crecimiento está basado en este sector y estamos muy dispuestos a importar servicios que sean mejores y más competitivos que los nuestros. Este acuerdo cubre todas nuestras relaciones de negocios, no se centra solamente en los aspectos legales.

¿Dónde está concentrada la inversión suiza en Colombia?

Hasta el momento, la más alta concentración de nuestra inversión está en la minería, pero también estamos presentes en los sectores de alimentos con Nestlé y energía con ABB, en el sector financiero, en la construcción.

¿Esperan aumentarla?

Nuestra experiencia ha demostrado que el flujo comercial y la inversión se dobla tres o cuatro años después de haber cerrado la negociación de los acuerdos. Creemos que nos puede ir incluso mejor con Colombia.

¿Cuál es el gran objetivo que Suiza espera cumplir?

Mejorar ante todo la relación comercial. Sabemos que Colombia está dentro del grupo de los Civets, las siete economías que están creciendo muy rápido, por eso es importante estar aquí. Llegamos primero, incluso antes de EE.UU., Canadá y la Unión Europea, y eso puede convertirse en una ventaja. Pero tenemos que actuar muy bien, por eso quiero reiterar que los empresarios deben utilizar muy bien las herramientas que hemos convenido.