Escanean subsuelo en busca de desaparecidos en el sur de México

La Fiscalía mexicana busca restos óseos de desaparecido en los años setenta.

La Fiscalía mexicana comenzó hoy a escanear el subsuelo de la antigua XXVII Zona Militar, localizada en el municipio de Atoyac de Álvarez, en el sureño estado de Guerrero, "para la localización de los restos óseos de Rosendo Radilla Pacheco, desaparecido en los años setenta".

En un comunicado, la Procuraduría General de la República (PGR, Fiscalía) informó que "la diligencia de prospección arqueológica" pretende cumplir con la sentencia dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) del 23 de noviembre de 2009, que pedía al Estado mexicano esclarecer la desaparición.

"La familia del agraviado, y representantes legales y miembros de la Asociación de Familiares, Detenidos y Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México (Afadem), se encuentran presentes observando las diligencias realizadas", detalla la nota.

Por su parte, fuentes de la no gubernamental Comisión Mexicana para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH), que supervisan los trabajos, dijeron a Efe que estos probablemente se prolonguen hasta el próximo fin de semana.

El trabajo consiste en "un escaneo del subsuelo con aparatos de medición" como un georadar y un resistivímetro, que sirven para conocer si hay tierra removida o restos humanos en el subsuelo.

Pretende "verificar si existen anomalías en otra parte de las afueras del terreno del cuartel", que ya no existe, aledaño al campo de tiro, "que determinen puntos críticos a ser excavados en próximas fechas para la localización de los restos óseos de Radilla", indicó la Fiscalía.

En la acción participan especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en arqueología, geología y antropología física, así como peritos en antropología forense, criminalística de campo, y topografía, entre otras áreas, de la PGR.

Las labores son observadas por la CMDPDH, así como por Edgar Telón, miembro de un equipo de expertos guatemaltecos en materia forense.

La nueva exploración es la tercera desde que la CorteIDH ordenó al Estado mexicano buscar a Radilla, un campesino al que supuestamente hicieron desaparecer militares mexicanos en la zona y cuyo caso fue denunciado el 15 de noviembre de 2001.

Tanto la CMDPDH como la Afadem presumen que en la zona podrían estar algunos de los 450 desaparecidos que hubo en esa región.

Las desapariciones en México sucedieron en un contexto de represión y "guerra sucia" que duró desde fines de la década de los sesenta hasta finales de la de los setenta, cuando gobernaron el país Gustavo Díaz Ordaz, ya fallecido, y Luis Echeverría Álvarez, ambos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Temas relacionados