Ese 'Gato' sí sirvió: Félix Cárdenas

EL SANTANDEREANO conquistó el domingo de manera dramática el título de la edición 61 de la Vuelta a Colombia.

Dos segundos. Apenas dos segundos bastaron para que el santandereano Félix Cárdenas tocara el cielo con las manos. Dos segundos para consagrarse definitivamente como uno de los mejores ciclistas colombianos de la historia, así desde hace muchos años hubiera cumplido con los requisitos.

El pedalista, nacido en la población de Encino, Santander, pero criado en Duitama, Boyacá, conquistó ayer el título de la edición 61 de la Vuelta a Colombia luego de finalizar cuarto en la última etapa, una cronoescalada de 18 kilómetros en Santa Elena, cerca a Medellín.

“Fueron 45 minutos de esfuerzo en cuerpo y alma, de trabajo físico y exigencia psicológica”, dijo el corredor del equipo GW Shimano al término de la dramática jornada, a la que los cinco primeros de la clasificación general llegaron separados por menos de un minuto.

El Gato superó por dos segundos a Giovanni Báez, del UNE EPM, campeón de 2008, y por 36 a Freddy Montaña, que con su espectacular victoria en la fracción se metió en el podio y relegó a Sergio Luis Henao, quien defendió con hidalguía la corona que se llevó el año pasado.

Con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada, Félix aceptó que “fue una carrera muy difícil, tal vez la más pareja de la historia, porque todos los rivales fueron durísimos”.

Cárdenas se convirtió en profesional en 2000, cuando firmó contrato con el equipo Kelme Costa Blanca. Luego pasó por el Cage Maglierie-Olmo, Cafés Baque y Barloworld, con los que labró una exitosa carrera sobre todo en Europa, en donde corrió y figuró en las pruebas más importantes, como el Tour de Francia, la Vuelta a España y el Giro de Italia.

Hace dos años decidió regresar a Colombia y aceptó quemar sus últimos cartuchos con el GW Shimano, pero no imaginó que esa alianza significaría un nuevo aire en su carrera. “Me renové, gané el Clásico RCN el año pasado y ahora la Vuelta, ha sido una etapa supremamente feliz”.

Luego de celebrar con sus compañeros y amigos el título de la carrera más prestigiosa y tradicional del ciclismo americano, Félix se comunicó vía telefónica con su esposa y sus dos hijos, a quienes les dedicó la victoria.

Después cumplió con las exigencias del protocolo y subió por lo menos cuatro veces al podio y casi dos horas después de finalizada la prueba, por fin se pudo sentar un momento a descansar.

¿En dónde ganó la Vuelta?

Durante todo el recorrido, de comienzo a fin. La primera parte fue durísima y el final electrizante. La carrera se definió por detalles, los números lo dicen todo. Las bonificaciones fueron importantes y ahí logré marcar una diferencia importante.

Perdió el liderato en Bucaramanga, ¿creyó que se le iba el título?

No, porque aún estaba ahí cerquita. Tuve un mal día, pero igual quedé casi con el mismo tiempo de los primeros. Y tenía la crono final, que me favorecía.

¿Y durante la etapa, dudó?

Sabía que venía parejo con Giovanni Báez y en el último kilómetro tiré todo lo que tenía, con el alma. Quedé exhausto, pero cuando pasé la meta vi a mi equipo celebrar.

Tiene 38 años, ¿ha pensado en el retiro?

Cada vez me cuesta más, eso hay que reconocerlo, pero sigo disfrutando madrugar, entrenar y correr. Me he cuidado mucho y me siento entero, estos dos últimos años me he divertido mucho, así que hay Gato para rato.

¿Qué opina de sus rivales?

Báez es un corredor muy agresivo, un tremendo escalador; Henao, un hombre muy completo, con tremendo futuro; Montaña tiene mucha clase y Óscar Sevilla es un guerrero.

¿Es la victoria más importante de su carrera?

Es muy significativa, porque la planifiqué mucho, la preparé y la sufrí, pero no es sólo mía, sino del equipo, de mis amigos y de toda la gente que siempre ha creído en mí.

 

últimas noticias