Esposa de Mubarak sufre infarto tras saber que irá a prisión

Suzanne Zabet sufrió una crisis cardiaca, al igual que le pasó a su esposo. Ambos fueron procesados por enriquecimiento ilícito.

La esposa del expresidente egipcio Hosni Mubarak, Suzanne Zabet, fue ingresada este viernes en la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital de Sharm al Sheij, en el sur de la península del Sinaí, tras sufrir una crisis cardiaca.

Las fuentes, citadas por la televisión estatal egipcia, explicaron que Suzanne Zabet fue hospitalizada al sospecharse que sufría un ataque al corazón,después de que este viernes ordenaran su detención preventiva por 15 días.

El anuncio de su ingreso en la Unidad de Cuidados Intensivos se produce poco después de que las autoridades de la provincia del sur de la península del Sinaí comenzaran a preparar su traslado a una cárcel femenina de El Cairo. El director de la Seguridad de esa provincia, Mohamed al Jatib, citado por la agencia de noticias egipcia Mena, afirmó que se estaban llevando a cabo los preparativos necesarios para el traslado de Suzanne Zabet al presidio de Al Qanater al Jeiria, en el norte de la capital.

Esas medidas se tomaron después de que el Departamento de Enriquecimiento Ilícito del Ministerio de Justicia ordenara la detención por 15 días de la esposa del exmandatario, acusada por supuestamente acumular una gran fortuna aprovechándose de la autoridad de su esposo.

Suzanne Zabet se encontraba ya en el Hospital Internacional de Sharm el Sheij, donde está arrestado cautelarmente Mubarak desde el pasado 13 de abril, al día siguiente de ser ingresado al sufrir un ataque cardíaco durante los interrogatorios judiciales a los que fue sometido.

El jueves, el jefe de la investigación contra Mubarak, Jaled Selim, se trasladó a Sharm al Sheij, para preguntarle a él y a su esposa sobre su supuesta acumulación ilegal de riqueza. Después del interrogatorio se decidió prologar la detención preventiva al expresidente, mientras que Selim pospuso para este viernes el encuentro con Suzanne.

Mubarak, de 83 años, y sus dos hijos, Alaa y Gamal, encarcelados en la prisión de Tora en El Cairo, están acusados de abuso de poder y enriquecimiento ilícito. También se les culpa de estar implicados en el ataque contra los manifestantes durante la revolución, que comenzó el 25 de enero y forzó la renuncia del entonces jefe de Estado el 11 de febrero pasado.

Temas relacionados
últimas noticias