"Estamos perdiendo mercado en Colombia"

Michael Camuñez, alto funcionario del Departamento de Estado de EE.UU., cree que el TLC con Colombia está sumando apoyos en el Congreso de su país.

El TLC entre Colombia y Estados Unidos sigue trabado en el congreso del país del norte. Mientras los partidos Republicano y Demócrata continúan en su puja por ganarse el voto de los sindicatos de cara a las presidenciales de 2012, la Casa Blanca, en una estrategia por justificar la demora, le ha impuesto una serie de condiciones al gobierno colombiano en materia de derechos laborales. Requerimientos en los que Bogotá ha comprobado su cumplimiento.

Durante su visita a Colombia para corroborar el progreso de estas condiciones, Michael Camuñez, subsecretario adjunto de Comercio para Acceso a Mercados y Cumplimiento del Departamento de Estado de EE.UU., le dijo a El Espectador que la demora en la aprobación del TLC les está costando dinero a los empresarios de su país.

¿Cómo ve el Departamento de Estado la relación comercial actual entre Colombia y EE.UU.?

Tenemos una relación muy favorable y positiva. Colombia siempre ha sido un socio importante para nosotros. Estamos haciendo muchos negocios bilaterales y queremos profundizar esa relación. El tratado nos va a beneficiar a ambos gobiernos.

¿Por qué el discurso que utiliza la Casa Blanca en relación al TLC no encuentra eco en el Congreso de su país?

Yo diría que hay un apoyo fuerte para este acuerdo en EE.UU., aun en el Congreso de una manera bipartidista. Obviamente hay ciertos sectores con preguntas y preocupaciones, específicamente en temas de derechos laborales y sindicales. El presidente Obama está muy enfocado y dedicado a su protección. Hemos llegado a un acuerdo con el gobierno colombiano, que ha asumido ciertas obligaciones en este tema y estamos vigilando sus progresos. Si se cumple lo convenido, será muy importante para el futuro del acuerdo en el Congreso.

Esta semana, Colombia anunció que el próximo primero de julio entrará en vigencia su TLC con Suiza, mientras las negociaciones con Canadá y la Unión Europea entran en su etapa final. ¿Estados Unidos teme perder mercado con el estancamiento del TLC?

Lo estamos perdiendo. Es algo que nos preocupa mucho. Estamos conscientes de que estos acuerdos están por entrar en vigor y, por ello, tenemos cierta urgencia y quisiéramos hacer todo lo posible para lograr la aprobación del acuerdo entre Colombia y EE.UU. Pero también nos hemos tomado el tiempo para conseguir los compromisos del Gobierno colombiano en cuanto al tema de derechos laborales. Esos son valores importantísimos para los presidentes. Ha costado tiempo pero también valió la pena, porque vamos a terminar con un acuerdo mucho más fuerte y un compromiso total por el respeto de esas libertades para los trabajadores en Colombia.

¿Cuál es el motivo de su visita?

Es mi primera vez en Colombia. He venido principalmente a educarme, porque quiero entender bien cómo está la situación en este país. Mis responsabilidades en el Departamento de Comercio están orientadas a abrir mercados y entender el clima de negocios en los países donde tenemos relaciones económicas. Obviamente, tenemos pendiente este acuerdo importantísimo para ambos países; yo estoy a favor de su aprobación y a mi regreso quisiera tener reuniones para educar a otros sobre la situación en Colombia, cómo nos va a beneficiar este tratado y qué está haciendo el gobierno colombiano para cumplir con sus obligaciones.