Estatuto a paso lento

A pesar de que el ministro Germán Vargas Lleras pidió aprobar en bloque 54 artículos del estatuto anticorrupción sobre los cuales había consenso, la U dijo que no iba a 'pupitriarlos'.

De nada valieron las sugerencias del ministro del Interior y Justicia, Germán Vargas Lleras, en el sentido de darle celeridad al trámite del estatuto anticorrupción. El Partido de la U, el del presidente Santos, se interpuso ayer a que la plenaria de la Cámara de Representantes aprobara en bloque 54 artículos de la iniciativa sobre los cuales ya había consenso, y que tuvieron que ser votados uno a uno.

Una postura entendible si de independencia de poderes se habla y de que el Congreso no está para simplemente ‘pupitriar’ los proyectos. Sólo que tratándose de la normativa que busca dotar al Estado de herramientas eficaces para luchar contra el flagelo de la corrupción —en el que precisamente la clase política es una de las más involucradas en los últimos tiempos— sí que se generan muchas suspicacias.

Sea como sea, el Gobierno logró que el estatuto anticorrupción arrancara en la plenaria de la Cámara, último peldaño para su aprobación definitiva, instancia en la que se ven venir acaloradas discusiones. Porque no cabe duda de que los temas que buscan evitar que las campañas políticas sean financiadas por quienes finalmente participarán en procesos licitatorios y contractuales con las administraciones municipales y departamentales, son los que menos acogida tienen en el Congreso.

Al respecto, el representante del Polo Democrático Germán Navas Talero manifestó que en la Cámara “no gusta mucho que se quiera volver a la fórmula que traía el Senado, de prohibir que los contratistas que apoyen candidatos puedan contratar con el Estado, además que tampoco gustan las inhabilidades para lanzarse a corporaciones públicas de quienes tengan parientes que sean alcaldes, senadores o representantes”.

Vargas Lleras, por su parte, advirtió sobre la existencia de carteles de contratistas más poderosos que los mismos partidos políticos: “No hay proceso político en el que no quieran captar votos para acceder a contratos”. Sin embargo, al cierre de esta edición, lo que se había decidido era que los financiadores hicieran públicos sus aportes a candidatos y partidos.

Falta ver qué otros cambios se introducirán al articulado, porque hasta ayer iban cien proposiciones presentadas. “Estoy dispuesto a trabajar con las comisiones que sean necesarias o con los congresistas que presentaron proposiciones para llegar a una concertación adecuada”, dijo Vargas Lleras, enviando un mensaje de conciliación.

Y a propósito de los 73 impedimentos presentados por algunos legisladores, quienes alegaron que no podían discutir ni votar la iniciativa porque afrontan procesos disciplinarios, fiscales o penales; tienen nexos con contratistas del Estado o familiares cercanos aspirarán a cargos públicos en los comicios regionales de octubre próximo, éstos  fueron negados en su gran mayoría.