Estrategias de exhibición

‘Pato o conejo’ es el trabajo más reciente del artista Saúl Sánchez que pretende crear juegos didácticos sobre el campo del arte.

Un inmenso lienzo  pintado en un sólo color con una frase en el medio que dice: “esto es  sólo para un museo” atraviesa el espacio de pared a pared. Una caja de cartón es soportada por una representación de una rama hecha en oro. Una luz recorre unos tubos de neón y dependiendo del color, va dibujando un pato o un conejo. 

Un grupo de bastidores están arrumados en el piso. Lejos de la pared, de su habitual  lugar en el mundo del arte,  crean para algunos la ilusión de albergar una pintura en esa superficie que el espectador no ve. Sobre estos bastidores apilados se encuentra un proyector de diapositivas  que va proyectando imágenes de animales  en sus posiciones más vistosas. 

De hecho, son las pinturas hechas por el artista que como por efecto de ósmosis se proyectan en la pared.

 Sául Sánchez presenta su muestra ‘Pato o Conejo’  con la que logra  generar preguntas de percepción, trampas visuales y debatir sobre el concepto de exhibición y exhibicionismo.

 ¿Museo o galería? Pato o conejo? ¿Cobra valor una caja de cartón por estar soportada por una rama de oro? ¿Qué hacen unas pinturas ocultas?

Esta exposición es el resultado de los procesos creativos de Sánchez que  se han referido con constancia a las mismas inquietudes. La primera  sobre la pintura misma, ¿ cómo se lee, como se entiende? cuando en la historia del arte, el centro siempre fue la obra pictórica y cuando en la actualidad se encuentra  como un medio subvalorado.  “El medio así no sea explícitamente pictórico y  no exista un soporte convencional, es una revisión pictórica, una posición más conceptual. Es mirar la pintura desde otro ángulo”,  explica.

La segunda preocupación que recorre su trabajo es  sobre  el comportamiento exhibicionista de los participantes en el campo del arte: el artista, el espectador, el periodista, el galerista,  el coleccionista, el espacio de la galería.

“Hay  estrategias de exhibición. Recurro a los  animales  para evidenciar esas prácticas de exhibicionismo  tan parecidas a las humanas. Hacer un canto, elevarse en su altura, mostrar colores vistosos son maneras de mostrarse, de ser vistos. Y en el arte pasa lo mismo, cómo mostrarse  y  cómo presentar la obra  frente al otro”. En efecto, el artista siempre reconoce  una mirada diferente a la suya y le gusta provocar y dejar pequeños detonantes de posibles experiencias.

Más que construir un discurso o un pensamiento, a Sánchez le interesa la forma en la que trabaja y ver cómo  el medio pictórico influye en  sus  diferentes proyectos.
 

Temas relacionados
últimas noticias

Por el recuerdo de las viejas gambetas

Escritor fantasma

En el Pacífico todos son músicos