Estudiantes denunciaron venta de droga en su colegio y están amenazados

Desde hace una semana un curso completo de once grado no asiste al plantel luego de que dos compañeros fueran apuñalados.

Los hechos ocurrieron en el colegio San Rafael de la localidad de Kennedy donde dos menores resultaron apuñalados y una menor gravemente golpeada luego de denunciar la venta de droga en el plantel.

La denuncia fue hecha por el concejal Javier Palacio Mejía, quien calificó de inaceptable estos hechos de violencia en el interior de las instituciones educativas.

Según el cabildante, hace una semana los estudiantes del grado once del colegio distrital San Rafael no asisten a clase, el motivo, la falta de garantías en materia de seguridad para cada uno de ellos luego de que tres estudiantes decidieran recurrir a las directivas del plantel para denunciar la venta de drogas al interior de la institución por parte de estudiantes del grado noveno.

Ellos requirieron que se mantuviera su anonimato ante la grave denuncia, solicitud que la rectora del plantel, Doris Caro Caro, no respetó y quien por el contrario decidió confrontar a las dos partes”, señaló Palació Mejía, quien a su vez indicó que a partir de realizada la denuncia, los jóvenes recibieron amenazas mediante redes sociales.

El pasado viernes uno de los estudiantes fue golpeado y apuñalado, el lunes de esa misma semana otro menor también fue agredido, y sumado a esos hechos una joven fue golpeada en uno de los baños de la institución cuando personas ajenas al plantel ingresaron y ejecutaron los hechos.

Es totalmente inaceptable que estos hechos se presenten tanto al interior como al exterior de las instituciones educativas, a nuestros jóvenes se les está privando el derecho a la educación porque ante tales ataques los padres recurren a retirarlos del plantel por temor; la inseguridad y la violencia no es un tema de percepción y con esto queda evidenciado que está presente en el interior de las aulas”, aseguró el concejal Javier Palacio.

El cabildante le solicitó a la alcaldesa (e) y ministra de Educación, María Fernanda Campo, tomar medidas inmediatas, “al igual que las debe tomar la Secretaría de Educación al conocer esta problemática de violencia en las aulas”.

Padres y estudiantes del plantel denuncian una ola de violencia en el colegio y aseguran que pandillas provenientes del barrio El Amparo se suman a los conflictos empeorando la situación.

Palacio Mejía también denunció que en otras localidades como Ciudad Bolívar se presentan situaciones similares en donde los estudiantes de varios colegios han sido atracados dentro de los mismos establecimientos educativos.