Exconcejal Melo, condenado a prisión

Después de dos años del asesinato de Alejandra Díaz Lezama, un juez de Bogotá declaró como responsable del crimen al exconcejal y esposo de la difunta, Vladimir Melo Carrillo, dándole final a uno de capítulos más espeluznantes de los últimos años.

Así, sólo queda por establecer si el juez acata la petición de la Fiscalía de imputarle la pena máxima, traducida en 40 años de cárcel, o si por el contrario opta por una menor.

La solicitud de la Fiscalía, hecha el día de ayer en el marco de la audiencia de alegatos finales, estuvo argumentada, en los testimonios de tres sicarios que confesaron que Melo les habría pagado por matar a Díaz Lezama, asesinada el 17 de julio de 2009 en su casa del barrio Ciudad Montes, en Bogotá.

Sin embargo y hasta el final de la audiencia, Melo siguió alegando su inocencia y entre sollozos confesó que, aunque sí le había sido infiel a su esposa, no la había asesinado. Melo también manifestó que el homicidio había sido producto de un robo y que él no estaba con su esposa en el momento del crimen, sino que, al llegar a casa, la encontró tirada en el piso.

El testimonio de Melo siempre se contradijo con el de los sicarios, quienes confesaron su crimen e indicaron que el mismo exconcejal fue el que los llevó hasta su casa y les entregó las llaves para que mataran a su esposa. Incluso, uno de los sicarios, Jhonatan Torres, manifestó: “Él me llevó hasta la casa, me dio la llave, entré, la maté y ya”.

La confesión del paramilitar Luis Francisco Morales Nieto también fue un factor detonante dentro de la decisión del juez penal. Según Morales, Melo acordó con los sicarios $1 millón por cada mes que estuvieran en la cárcel, dinero que nunca llegó a los prisioneros.