Excontralor Moralesrussi seguirá en prisión

Pese a que el juez consideró que no hubo maniobras dilatorias a fin de perseguir un vencimiento de términos, negó la libertad.

El excontralor Miguel Ángel Moralesrussi perdió una nueva batalla jurídica para recuperar la libertad mientras es juzgado por su presunta responsabilidad en el carrusel de la contratación Distrital, luego de que el juez 60 Penal con Funciones de Control de Garantías de Bogotá le negara su más reciente solicitud.

Para el alto jurista, si bien es cierto que ya se cumplió el plazo legal parar iniciar el juicio sin que se evidencie un solo acto presumiblemente dilatorio por parte de la defensa, la complejidad del caso y no la negligencia de las autoridades a cargo son las que han generado las demoras.

Indicó que la norma y la jurisprudencia existente en la materia instan al juez para que en el caso de que haya condiciones razonables que hayan llevado a las partes a extenderse más de lo debido para dar inicio al juicio, como en este caso, es pertinente mantener al indiciado en prisión, aún cuando hayan pasado más de tres meses desde la radicación del escrito de acusación.

Concluyó, por tanto el juez, que frente al caso de Miguel Ángel Moralesrussi ha sido razonable el sobrepaso de los límites legales para iniciar el juicio, por cuanto no hay violación al principio de favorabilidad del que debe gozar el acusado, tras la prolongación de la audiencia preparatoria en la cual, recordó, se han programado audiencias para sábados y domingos.

Por su parte, el procurador Eduardo Castillo González, había solicitado que se le concediera la libertad al excontralor, toda vez que, a su juicio, la imposibilidad para superar ciertas barreras por parte de los operadores no debía ir en desmedro de los derechos del acusado, que había sido cumplidor de sus deberes como procesado y no había fraguado maniobras dilatorias.

El abogado del indiciado, Iván Cancino, indicó que ya eran 98 días los que habían transcurrido a partir de la presentación del escrito de acusación, es decir, ocho más de los que plantea la norma como plazo máximo para el inicio del juicio; de ahí sus insistencia, indicó.

El defensor precisó en el curso de esta audiencia que las paras dentro del proceso nunca se han suscitado por petición suya, pues incluso se ha visto en la necesidad de nombrar suplentes para evitar dilación alguna.

El fiscal Ricardo González, recién llegado al proceso tras la salida de Germán Pabón Gómez, señaló que si bien era cierto que la defensa no ha incurrido en maniobras que propicien el vencimiento de estos términos, las demoras han sido justificables, dado el grado de complejidad de la investigación.

"A mí no me molesta que el juicio se adelante con el acusado fuera de prisión", aclaró el representante del ente de control penal, quien a pesar de no estar de acuerdo con el otorgamiento de la libertad condicional, consideraba que el espíritu de las Leyes penales no busca que un procesado se mantega privado de la libertad mientras se demuestra o no su responsabilidad en los hechos de los cuales se le acusa.