Ezequiel Lavezzi: "Es el momento de ganar"

El delantero asegura que Argentina peleará con Brasil y Uruguay el título de la Copa América.

Cuando Diego Armando Maradona era un dios napolitano, en una ciudad revolucionada por ese scudetto que los italianos del sur les habían arrebatado a los poderosos del norte, Ezequiel Lavezzi recién empezaba a dejar los pañales. El Pocho siempre soñó con ser futbolista, pero jamás, seguramente, imaginó que podría hacerle sombra a esa figura inmensa que conmovió a todos con la camiseta del Nápoli. El recuerdo del astro argentino aún perdura en sus calles, pero hoy toda la devoción es para este delantero que, en el bautizo de la Copa América ante Bolivia, compartió el ataque con Lionel Messi y Carlos Tévez, antes de ser reemplazado por Sergio El Kun Agüero.

Lavezzi, Maradona y esos destinos cruzados. Fue el Diego técnico quien quiso que El Pocho se perdiera el Mundial de Sudáfrica. El santafesino de 26 años se quedó afuera sobre el cierre de la lista de buena fe. Hasta el origen humilde comparte con Pelusa. Como el “10” que trascendió las fronteras, se crió en un hogar donde faltó el padre y el dinero, con su mamá Doris al pie del cañón. Por eso hoy, después de tanto luchar, el chico de los tatuajes es un agradecido de la vida que compensó esas ausencias del pasado con una carrera espectacular. Y pensar que ganaba US$25 por mes cuando tenía 17 años y jugaba en Estudiantes de Caseros, en la tercera división del fútbol gaucho, y ahora tiene un Ferrari y un Mercedes Benz.

Claro que lo único que le faltaba a Lavezzi era adueñarse de un lugarcito en la selección de Sergio Batista. Y con El Checho no sólo se vistió de celeste y blanco; además, tiene la enorme posibilidad de ser titular. Y, como pocas veces, en su país, ante su gente. La incógnita que existe a su alrededor, desde este momento, es saber si podrá ganarse el cariño de los aficionados argentinos, como ya lo hizo con los napolitanos del otro lado del océano Atlántico. El viernes, al menos mostró algunas de sus virtudes, así no haya brillado en el empate 1-1 de su equipo..

 En Ezeiza, después del debut frente a los bolivianos y antes del choque con Colombia, Lavezzi dice que Argentina “es favorita”. Aunque reconoce: “No hay grupos fáciles, hoy el fútbol mundial se ha emparejado mucho. El juego ante Bolivia dejó eso claro. Sufrimos mucho para vulnerar esa defensa, aunque tratamos de generar peligro por todos lados. En estos partidos cada partido es una final y a nosotros nos quedan dos más”.

¿Cómo ve esta Copa?

Es muy linda esta Copa, todas las selecciones están muy bien armadas, será un torneo fantástico. Argentina, Brasil, que siempre es Brasil, Uruguay está bien armada, Chile también. Jugamos en nuestro país, con nuestra gente. Nosotros estamos bien y además tenemos el plus de la localía.

Si son favoritos, entonces no es posible dejar puntos en el camino…

Lo sabemos y trataremos de ir ganando confianza partido tras partido para tener una excelente Copa. La idea es consolidarse como equipo para que este torneo sea el arranque ideal en el camino hacia el Mundial. Tenemos muchas opciones de ser campeones y de festejar. Ganas nos sobran.

¿Es una revancha para usted esta Copa después de haberse quedado por fuera del Mundial a último momento?

No me gusta la palabra revancha. Lo que sí puedo asegurar es que me moría de ganas de jugar en la selección y que el año pasado, cuando Diego me dijo que no iba a viajar a Sudáfrica, me puse triste. Pero, bueno, el fútbol siempre te da otra oportunidad. Y acá estoy, feliz, contento de jugar en la selección de mi país y esta Copa que se hace acá, en mi casa, con nuestro público.

¿Le volvió el alma al cuerpo?


Es un sueño cumplido. Y aunque nunca fui de pensar más allá, sino de disfrutar el día a día, esta vez tengo un deseo grande: ganar algo con la selección. Y creo que este puede ser el momento. Por cómo está el grupo, por cómo rindió el equipo en los últimos tiempos.

¿Cómo es jugar con Lionel Messi? ¿Se le hace más sencillo al jugador con un socio de esta naturaleza?


Sí… Messi es un extraterrestre, ja. Es un jugador de otra galaxia. Simplifica las cosas. Hay que tratar de sacarle el mayor provecho posible, me siento muy cómodo jugando con él.

¿Y con Carlos Tévez?

También. Es un jugador de mucha potencia, un referente. Con su velocidad y su guapeza puede complicar a cualquier defensa. La verdad, es un placer jugar con ellos dos.

¿Se puede rescatar la esencia de Argentina, tal cual pide ‘El Checho’ Batista?


Seguro. Acá hay un plantel con muy buenos jugadores, los mejores. Como se dice en Argentina, tenemos buenos pies. Eso va a ser fundamental para jugar bien, más allá del resultado.

Ídolo en Nápoli, ahora quiere afirmar su vínculo con la gente. “Sólo me falta un poco más de gol, nada más. Si la empiezo a meter más seguido, seguro que me va a ir mejor”, dice. Eso esperan los hinchas argentinos. Los colombianos, que justo no la empiece a meter este miércoles en Santa Fe.