Fabricación de narco sumergibles se va de Colombia a otros países

El comandante de la Armada señaló que este año se han incautado cuatro.

La fabricación de sumergibles y semisumergibles para traficar cocaína de Suramérica a Centro y Norte América se ha desplazado gradualmente de Colombia a otros países al sur de su frontera, afirmó el comandante general de la Armada, Álvaro Echandía.

En declaraciones a la prensa, el militar indicó que las fuerzas armadas de Colombia se incautaron en 2009 de 20 semisumergibles, es decir, embarcaciones incapaces de hundirse por completo, tres en 2010 y 4 en lo que va de 2011.

Echandía participó hoy en la primera jornada de la XVIII Conferencia Internacional de Combate contra las Drogas (IDEC, por su sigla en inglés), que se celebra hasta el próximo jueves en la ciudad caribeña de Cancún, en el sureste de México.

El almirante detalló que típicamente una embarcación de este tipo se fabricaba en las selvas del sur de Colombia, puede transportar entre 8 y 10 toneladas de cocaína, y tiene un costo promedio de 2,2 millones de dólares.

Sin embargo, señaló que tras la aprobación en Colombia en 2009 de una ley que prohíbe y castiga severamente la navegación en este tipo de embarcaciones irregulares, la fabricación de este tipo de aparatos se ha movido al sur del continente.

"Los narcos se van moviendo, en el 2009 incautamos 20, en el 2010 se movieron" y con la nueva legislación, que "es muy dura, se fueron más al sur", dijo.

"Lo que hacen ellos es que tratan de evadir a las autoridades, pero nosotros tenemos muy buenos acuerdos con Perú, con Ecuador, con Chile e intercambio de información", apuntó.

Esa colaboración permitió que en julio de 2010 una de esas embarcaciones fuera decomisada en aguas ecuatorianas, en una operación conjunta de fuerzas de seguridad de Ecuador y Colombia.

Echandía indicó que en Colombia los narcotraficantes sacan la droga en este tipo de submarinos caseros "al sur, inclusive traspasando fronteras".

Las autoridades colombianas han decomisado más de 60 semisumergibles de los narcos desde que se descubrió el primero, en 1993.

Según el militar, los responsables de la construcción de los aparatos son "pequeños cárteles", que tardan de 8 meses a un año en fabricar cada uno, y se dedican a "conseguir grupos de narcotraficantes que quieran conectar una pequeña cantidad de droga para enviarla".

Las Fuerzas Armadas colombianas emplean aviones con radares especiales, sensores infrarrojos, buques, submarinos, helicópteros y guardacostas para detectar los semisumergibles.

Los semisumergibles, tripulados comúnmente por tres pilotos y un "representante del dueño de la droga", pueden llegar desde algunos países de Suramérica hasta México sin necesidad de reabastecer combustible, apuntó Echandía.

El comandante de la Armada colombiana aseguró que "varios" cárteles de las drogas mexicanas han usado estos submarinos caseros, aunque no precisó cuáles.

El pasado 13 de febrero, las autoridades colombianas hallaron un auténtico submarino capaz de sumergirse completamente y navegar hasta a nueve metros de profundidad.