Farc responsabilizan al Estado de muertes y daños a civiles

Según la guerrilla, su ataque en Toribío tuvo como objetivo las estaciones de policía y los comandos de fuerzas militares especiales.

La guerrilla de las Farc hizo responsable al Estado colombiano de las muertes de civiles y daños a bienes de la población que se presenten en medio de ataques guerrilleros a cuarteles montados cerca de casas y sitios de concentración pública.

El único responsable "es el Estado por mantener personal e infraestructura militar en medio de la población civil", sostuvo el llamado Comando Conjunto de Occidente de las Farc en un comunicado difundido hoy por la Agencia de Noticias Nueva Colombia (Anncol), con sede en Estocolmo y afín a los insurgentes.

La comunicación del mando regional de las Farc alude a las consecuencias de un ataque a Toribío, una de las seis localidades del departamento del Cauca alcanzadas hace más de una semana por una ofensiva que dejó al menos seis muertos y 80 heridos.

Las víctimas fueron mayoritariamente civiles y, de ellos, algunos aborígenes, mientras que la gran parte de daños se registró en bienes de la población, entre ellos más de 350 domicilios.

Según las Farc, su ataque del pasado 9 de agosto en Toribío tuvo como objetivos la estación policial y un comando de fuerzas militares especiales "acantonado dentro de una vivienda del área urbana".

Muchas de las casas alcanzadas por el ataque "habían sido alquiladas o cedidas por sus dueños a miembros de la policía y del ejército", agregaron los rebeldes, y apuntaron: "lamentamos la muerte y heridas causadas a civiles, así como otros daños ocasionados por los efectos colaterales del combate".

Pero "señalamos como único responsable de los daños al Estado colombiano, por mantener personal e infraestructura militar en medio de la población civil", dijeron los rebeldes.

Los insurgentes recomendaron a los civiles que no sirvan de guías a uniformados y eviten el montaje de cuarteles cerca de sus casas o en lugares de concentración pública, así como el uso por las fuerzas de seguridad de vehículos particulares o de servicio de pasajeros.

Del mismo modo, que no ingresen en cuarteles y no aborden vehículos militares y policiales, mientras que indicaron que, en zonas de confrontación, los vehículos de organismos humanitarios y de la prensa deben ir con "distintivos perfectamente visibles y a mínima velocidad".

Temas relacionados