Fariñas, clave en el crimen de Cabral

Henry Aquiles Fariñas Fonseca, dueño de varios prostíbulos de lujo, era el blanco del atentado en el que murió el cantautor argentino.

El presidente de Guatemala, Álvaro Colom, lo confirmó: “Definitivamente el atentado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral viene del crimen organizado y no iba dirigido a él, sino al empresario nicaragüense Henry Fariñas. Toda la evidencia y todos los análisis técnicos y científicos indican que era contra el empresario”.

Sin embargo, descifrar los móviles del crimen tardará un tiempo, aclaró el mandatario, pues Fariñas se encuentra hospitalizado debido a los impactos de bala que recibió, uno de ellos en la cabeza y que lo mantiene en estado de coma. Según el último reporte médico, su estado es “delicado” y no está claro si podrá ser interrogado.

Lo que se sabe hasta ahora del hombre que contrató a Cabral para un espectáculo en Ciudad de Guatemala es que es dueño de casinos y prostíbulos de lujo en varios países de Centroamérica. Las autoridades confirmaron que Fariñas es dueño de los casinos Élite, con presencia también en Nicaragua, Honduras, Costa Rica y Panamá. El diario La Prensa de Nicaragua revela que en sus casinos, Fariñas ofrece espectáculos con bailarinas latinas nudistas y cuartos privados para los clientes. “Nuestras divas lo harán sentir como si estuviera en el paraíso”, dice  uno de los eslóganes en la página de internet de la cadena.

La Prensa también asegura que Fariñas no sólo promovía espectáculos artísticos sino que viajaba constantemente por Centroamérica y Estados Unidos, pues tiene negocios en Miami, en donde está radicada su familia.

Según le dijo al periódico El Nuevo Diario el músico nicaragüense Ramón Rodríguez, Fariñas sería originario de Nicaragua, en donde trabajó desde niño como afinador de pianos junto a un tío, pero en su juventud emigró a Guatemala, en donde se dedicó al negocio de la diversión nocturna.

Según las autoridades que realizan las investigaciones en Guatemala, Fariñas no tenía ningún proceso penal en su contra, aunque él sí presentó recientemente dos denuncias: una por robo de documentos y otra por la pérdida de la tarjeta de propiedad de un vehículo. Periodistas guatemaltecos encontraron que un excomisionado de la Policía, hoy retirado, sí investigó a Fariñas durante algunos años, aunque no se saben los motivos. Los periódicos de Guatemala, por su parte, dicen que la Policía encontró en la escena del crimen unos documentos que acreditan a Fariñas como asesor de la bancada del gobernante partido Frente Sandinista en el Parlamento de Nicaragua.

El portavoz de la Presidencia de Guatemala, Ronaldo Robles, aseguró que las pesquisas son dirigidas por la Fiscalía de Guatemala, a la que brinda apoyo la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), que ha esclarecido algunos crímenes de alto impacto en Guatemala, incluido el de un abogado que acusó en un video póstumo al presidente Colom de su muerte, en 2009. Esta comisión de la ONU determinó que el jurista planeó su propio asesinato debido a una depresión.

El trabajo de la Cicig, que dirige el exfiscal general costarricense Francisco Dall’Anese, no ha frenado la violencia en Guatemala, que en 2010 dejó 6.500 muertos, superior al promedio anual de 5.500 víctimas de la guerra civil (1960-1996).