Fecha, el punto de la conciliación

Los representantes manifestaron el deseo de que la reparación sea desde 1991 y no desde 1985, como lo dijo el Senado.

Al detectar eventuales “problemas” en la conciliación de la Ley de Víctimas con la Cámara de Representantes, estratégicamente el presidente Juan Manuel Santos citó a la bancada de la U, en la Casa de Nariño, para asegurarse personalmente de que nada se vaya a atravesar en el último requisito en el trámite legislativo.

El principal reparo que ha tenido eco en varios representantes, según el congresista Hernán Penagos, es la fecha en que se otorga el reconocimiento a las víctimas. La Cámara decidió que fuera 1991 y el Senado amplió el periodo al primero de enero de 1985. “No entendemos a qué hora el Senado cambió, pero me parece que se debe tratar de mantener la fecha previamente concertada, claro que  escucharemos las razones de los senadores y estableceremos la definitiva. Hay que decir que la fecha no se puede cambiar, es decir, se da el visto bueno a uno de los dos artículos  como están, pero no a uno nuevo”.

Penagos contó que para hoy está programada una reunión con el ministro del Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, para analizar detalladamente los artículos, pero él tiene claro que, “vamos a tratar de apoyar más el texto de Cámara, porque fue un texto que se aprobó en plenaria y de alguna manera es la voluntad de los representantes, pero hay que decir que, como quiera que los textos fueron radicalmente cambiados, empieza un proceso de conciliación para mirar cuál es más conveniente”, añadió el congresista.

En la misma línea, el representante Ángel Custodio Cabrera sostuvo que se siente muy preocupado por la extensión del periodo de cubrimiento de los afectados por el conflicto. Asegura que sólo está pensando en el país y no en las finanzas: “ampliar el tiempo significa más plata, yo estoy muy preocupado con el tema invernal y el tema de víctimas; creo que hay que bajarle el tiempo”.

Los congresistas reconocieron que también les causó inquietud la inclusión del término conflicto armado interno, aunque creen poco probable que el debate de los próximos días se estanque en este punto. Cabrera sostuvo que para nada habrá peligro de que la iniciativa se hunda en la conciliación: “La reunión es para eso”, apuntó.

El representante Wilson Vargas dijo que la bancada se dio por bien servida cuando el presidente accedió a sus peticiones de contarles  en qué consistía la decisión de incluir el término de conflicto armado. “Lo ha hecho con lujo de detalles, de tal manera que el partido ha quedado tranquilo”. 

Además de los representantes, al encuentro con el presidente Santos acudieron senadores, el presidente del Congreso, Armando Benedetti, y el director de la U, Juan Lozano. Benedetti confió en la solución de las diferencias que se han advertido entre las dos cámaras: “El riesgo está, pero queda superado. ‘Víctimas’ sale”.

Tras más dos horas de conversación, Lozano aclaró que la U respaldará la iniciativa, pero que todavía no se ha definido si en la conciliación se quedarán con la fecha de reparación de la Cámara o del Senado. “Se va a mirar con el equipo del Senado con la decisión de interpretar la voluntad del gobierno que será expresada en la comisión de conciliación; allí se tomará la decisión que  corresponda. Esperemos a ver cómo transcurre la jornada en relación con ese punto y, mientras aprobamos todas estas medidas de justicia transicional, sigue operando en Colombia un conjunto de grupos con actividades terroristas y por eso tienen y mantienen ese carácter tal como lo dijo y reiteró el presidente Juan Manuel Santos”.

Y aunque Lozano manifestó que aún no conocía cuál de las dos fechas prefiere el gobierno, los representantes rumoraban que el primer mandatario había pedido con mucha claridad que se diera por superado este punto y dejaran la fecha del Senado, es decir, 85. Falta a ver qué definen hoy.

Los puntos a conciliar

Hoy la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras pasará por su último peldaño en el Capitolio Nacional. Los principales temas que tendrán que ser conciliados entre la Cámara y el Senado son: el título del proyecto, el universo de víctimas y las entidades encargadas de aplicarla.

El texto aprobado por la Cámara establecía que el título del proyecto era “Medidas de atención, asistencia y reparación (...) a las víctimas de violaciones a los derechos humanos e infracciones al DIH”, mientras que el Senado anotaba que era “Medidas de atención, asistencia y reparación integral a las víctimas del conflicto armado interno”.

El artículo tres, que define el universo de las víctimas, tiene grandes diferencias. En la Cámara se aprobó que los sujetos de esta ley son aquellos que hayan sufrido menoscabo de sus derechos fundamentales por causa de las infracciones al DIH por hechos ocurridos a partir de 1991, mientras que el Senado incluyó que el marco de la ley es el conflicto armado interno y que los sujetos de la ley son “aquellas personas que (…) hayan sufrido un daño por hechos ocurridos a partir del 1º de enero de 1985 (...) con ocasión del conflicto armado interno".

Por otra parte, mientras la Cámara le dio a Acción Social toda la responsabilidad de la aplicación de la ley, el Senado convirtió a esta entidad en un departamento de una de las tres nuevas instituciones que propone.

Temas relacionados