Fed vuelve a hablar en público de normalizar política monetaria

Las minutas de la reciente reunión de su Comité de Política Monetaria, publicadas el 18 de mayo, muestran que sus dirigentes "se pusieron de acuerdo.

El banco central de Estados Unidos (Fed) empieza a hablar de nuevo públicamente de la perspectiva todavía lejana de normalizar su política monetaria.


Las minutas de la reciente reunión de su Comité de Política Monetaria (FOMC por su sigla en inglés), publicadas el 18 de mayo, muestran que sus dirigentes "se pusieron de acuerdo" los días 26 y 27 de abril en "varios principios que deben guiar la estrategia de retorno a la normalidad" de la Reserva Federal.


Esa "estrategia de salida" de la crisis, que en la primavera boreal de 2010 estaba en el centro de las preocupaciones, fue relegada a un segundo plano a medida que la Fed elaboraba nuevos planes para contener la desaceleración de la actividad y el alza de los precios.


Éstos tomaron consistencia en noviembre con un nuevo programa de compra de obligaciones del Tesoro estadounidense, que concluye el 30 de junio.


A dos meses de ese vencimiento, el FOMC de abril dedicó una buena parte de su tiempo a evaluar el modo en que convendría reducir progresivamente las líneas de crédito actualmente muy abiertas.


Con una recuperación aún frágil y un desempleo elevado, las actas precisan, sin embargo, que esto "no necesariamente significa que el inicio de este proceso tenga lugar pronto".


El Comité se reserva la posibilidad de emprender nuevas compras de bonos del Estado en caso de deterioro de la coyuntura. Pero su margen de maniobra corre el riesgo de ser limitado por el aumento de la inflación, que podría hacer peligrosa una nueva flexibilización monetaria.


Cuando adquiere obligaciones del Tesoro, la Fed crea dólares que inyecta en el circuito financiero, y el programa en curso terminaría agregando 600.000 millones de dólares a los más de 1,7 billones que la Fed dedicó a comprar títulos financieros desde el otoño de 2008 hasta el verano de 2010.


La estrategia de salida debe definir la manera en que la Fed recuperará esas sumas que, si quedan en el sistema, amenazan con alimentar un incremento excesivo de los precios.


La salida de la crisis pasará también por el inicio de un ciclo de alza de la tasa directriz de la Fed, mantenida en casi cero desde diciembre de 2008 para congelar o reducir las tasas de interés de corto plazo que le son correlativas.


Las compras de obligaciones del Estado sirven para asegurar que las tasas de interés de mediano y largo plazo también sean lo más bajas posible.


Desde el punto de vista de la Fed, el fortalecimiento monetario no comenzará el 30 de junio.


Uno de sus dirigentes, James Bullard, recordó el martes que la institución pensaba establecer una pausa que "le dará al Comité el tiempo necesario para evaluar la coyuntura".


Sin tocar su tasa directriz, la Fed se contentaría con reinvertir en obligaciones del Tesoro los títulos financieros inmobiliarios que detenta a medida que vayan llegando a sus vencimientos, para garantizar su aporte financiero a la economía.


La primera etapa del fortalecimiento, "modesto", consistirá en dejar de reinvertir los títulos vencidos, según el consenso expresado en las actas de la última reunión del FOMC.


La segunda etapa, según la preferencia de la "mayoría" de los dirigentes, sería elevar la tasa directriz. Algunos miembros de la Fed abogan públicamente por que ello ocurra antes de fin de año, pero están muy aislados. El retiro de la liquidez inyectada ocurriría mucho más tarde, según modalidades que aún deben definirse.

Temas relacionados