Fenalco capacitará a tenderos

Fenalco viene presionando a la alcaldesa encargada, Clara López, para llegar a acuerdos sobre restricción al consumo de licor.

Después de que los bogotanos pasaran su primera noche sin poder comprar licor en tiendas, cigarrerías y supermercados (entre 11:00 p.m. y 10:00 a.m.), y tras la polémica y la molestia en el sector comercial que ha despertado esta restricción, se empiezan a tejer algunas estrategias.

Desde el miércoles, la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco) viene presionando a la alcaldesa encargada, Clara López, para llegar a acuerdos sobre esta iniciativa, por lo menos en las localidades con mayor flujo comercial. Sin embargo, lo único que  se ha pactado es que la restricción podría empezar a levantarse gradualmente en las localidades que presenten una disminución en el número de riñas y homicidios provocados por el consumo de licor.

Y es que cerca de 80% de las 116 mil riñas registradas en la capital durante  lo corrido del año han sido protagonizadas por personas con tragos. 

Fenalco insistió en que la medida impactará negativamente la productividad económica de la capital y provocará  pérdidas hasta ahora incalculables. Por eso,   anunció que iniciará un trabajo de capacitación  con los comerciantes para que sean ellos quienes  empiecen a concientizar a la población sobre los peligros del alcohol. Así, esperan contribuir a que muertes y riñas disminuyan con el fin de que la restricción empiece a desmontarse y quienes trabajan en las 80 mil tiendas afectadas recuperen poco a poco sus ingresos.

Asimismo, los comerciantes anunciaron que se iniciarán campañas para tumbar el decreto en las localidades de Chapinero (cuya alcaldesa fue, paradójicamente, quien impulsó la iniciativa), Teusaquillo y La Candelaria, donde se concentra la vida nocturna de los capitalinos y el mayor número de locales comerciales que no pueden vender licor después de las 11:00 p.m.