Ferrari, a trabajar contrarreloj para mejorar en la F-1

Después de cuatro carreras, finalmente la escudería italiana subió a un podio.

Después de cuatro carreras, Fernando Alonso y Ferrari por fin brillaron, el domingo con un tercer puesto en el Gran Premio de Turquía tras un inicio de temporada catastrófico, pero aún tienen mucho trabajo para delante para que su monoplaza pueda competir con los Red Bull.

Las tres primeras carreras del año habían disparado todas las alarmas: tres carreras y cero puntos, con Alonso intentando salvar el tipo y el brasileño Felipe Massa con constantes problemas.

"Estábamos en condiciones de ser segundos en Malasia. Pero toqué a (Lewis  Hamilton cuando le estaba adelantando por la tercera plaza y después tuvimos la oportunidad de alcanzar a (Jenson) Button, pero la perdimos", recordó el español.

El domingo "la aprovechamos", celebró Alonso, que dijo estar "extremadamente feliz" por su tercer puesto en Estambul, destacando que las últimas mejoras en el monoplaza de la 'Scuderia' habían funcionado y que ello había permitido una progresión con respecto a anteriores semanas.

Ferrari pudo respirar tranquilo, a la espera de confirmar la recuperación en a la próxima carrera, dentro de dos semanas en el circuito catalán de Montmeló, en el Gran Premio de España, donde Alonso será además el ídolo de la afición local.

El español había sido quinto en las clasificaciones del sábado, a ocho décimas de segundo del alemán Sebastian Vettel (Red Bull), por el segundo o segundo y medio de anteriores Grandes Premios.

El domingo, sorprendió plantando batalla los favoritos y llegó incluso a adelantar hasta el segundo puesto en la parte final de la carrera, pero a falta de cinco vueltas el australiano Mark Webber, también de Red Bull, le adelantó, con lo que se conformó con el tercer lugar.

"Finalmente, recuperamos el placer de correr", celebró el español, que se fijó como objetivo antes de la temporada subir al podio en cada Gran Premio, para poder ser campeón a final de año.

Alonso no puede ahora pecar de conformista tras las buenas sensaciones de Turquía. Con 41 puntos en la clasificación general, por 93 de Vettel, no puede seguir cediendo terreno si quiere soñar con la gran remontada.

El bicampeón mundial (2005, 2006), como su escudería, ha mejorado, pero necesita seguir haciéndolo.

"No podemos estar satisfechos con una quinta plaza en las clasificaciones y un tercer puesto en la carrera. Estamos en la buena dirección, pero sólo es un primer paso", comentó.

"No tenemos que hacernos ilusiones. El camino es aún largo y el terreno a recuperar enorme para poder estar donde queremos", admitió el director de la escudería, Stefano Domenicali.

Massa, undécimo en Turquía, celebró el domingo que el coche es por fin "competitivo", a pesar de que no pudo puntuar en Estambul por varios problemas en el cambio de neumáticos.

Una victoria en Barcelona contribuiría de manera importante a elevar el ánimo en la escudería italiana. Alonso tiene motivos para soñar, aunque parece consciente de que la cautela es la mejor vía.