Festicámara, al estilo de los mejores del mundo

Este es el primer Festival Internacional de Música de Cámaraque se realiza en la capital antioqueña.

Su organizador, la Red de Escuelas de Música de la ciudad, promete la celebración de tres conciertos preparados por 14 de los maestros internacionales más importantes del mundo.


A una hora de Medellín, en medio de un bosque natural con la represa de Piedras Blancas como escenario, se encuentran concentrados desde hace una semana 16 jóvenes de la Red de Escuelas de Música de Medellín. Con ellos, 14 maestros internacionales preparan el Primer Festival Internacional de Música de Cámara, Festicámara, a realizarse en la ciudad este 23, 24 y 25 de abril. El ambiente tranquilo y campestre les sirve de inspiración a estos jóvenes, que en su mayoría vienen de barrios populares donde el ruido y la escasa zona verde son la nota predominante. Y también inspira a los maestros, a quienes los contrastes de verde, el sonido de las aves y el aire puro, los motiva aún más para enseñarles a estos alumnos ávidos de conocimiento.


Juan David Echeverry es uno de los jóvenes que se ha acercado a la música clásica gracias a la Red. Hace cuatro años, motivado por un amigo, ingresó a la escuela del barrio Villa Hermosa, al oriente de la ciudad, y aunque en principio soñaba con estudiar violín, el chelo se atravesó en su vida y se ha convertido en su mayor inspiración. “No me arrepiento de tocar el violonchelo, es maravilloso. Estar aquí es la experiencia más importante de mi vida”, asegura este joven de 18 años.


Dice además que sueña con tocar en la Orquesta Sinfónica de Berlín, y para ello estudia música en la Universidad de Antioquia. El año pasado recibió clases con una chelista internacional, pero tener a 14 maestros reunidos es una experiencia que califica de única. “De verdad son los mejores maestros del mundo, hay unos muy reconocidos en el ámbito internacional. Tenemos que aprender mucho de ellos”.


La comitiva de maestros internacionales la comanda Scott Yoo, fundador de la Orquesta de Cámara de Metamorphosen y director del Festival Mozaic en California y el Festival de Música de Verano de Colorado College. Vino por primera vez a Medellín en octubre de 2009. Y desde entonces vuelve por lo menos tres veces al año a esta ciudad para enseñarles de manera gratuita a los 5.000 jóvenes de la Red de Música. Actualmente es el director artístico de la Orquesta Sinfónica Juvenil de la Red de Escuelas de Música de Medellín. El Festicámara es su creación y para ello trabaja sin pausa por estos días, esperando presentar un espectáculo al estilo de los mejores del mundo. “Nunca he escuchado un concierto de Cámara en Medellín, pero puedo decir que este concierto será tan bueno como cualquiera que se escuche en Nueva York o Londres, casi indistinguible. Si pones mucho cuidado, escucharás un poquito de diferencia pero no es mucho, porque son niños, son jóvenes, nosotros mismos casi no lo sentimos, casi será indistinguible a algo profesional”, explica Yoo.


Este hombre, graduado en Harvard, está maravillado con el talento de los niños y jóvenes de la Red de Escuelas de Música de Medellín. “Comparado con los alumnos en Estados Unidos, el talento es el mismo. Diría que la habilidad está atrasada, pero las ganas de aprender son mucho más adelantadas, es un punto extraño, pero para mí es mucho más satisfactorio enseñarles a los muchachos aquí. Son muy agradecidos con todo lo que hacemos”.


Asegura que estar cerca de estos jóvenes, muchos de ellos con historias dolorosas, con pocas oportunidades debido a su nivel socioeconómico, le ha cambiado la vida. “Estar con ellos te hace reorganizar las prioridades en tu vida, porque creo que la mayoría de esos muchachos son más felices que yo, a pesar de que tengo más recursos y más riqueza. Siento que aquí aprendo mucho más que ellos. Hay algo sobre la vida que los colombianos entienden y los estadounidenses no. Ustedes son más optimistas, nosotros nos quejamos mucho”.


Uno de los 13 maestros internacionales que está junto a él es Stefan Hersh, profesor de la Universidad Roosevelt. Es su primera vez en Medellín y asegura que quiere regresar porque encuentra en los alumnos un enorme deseo de aprender. “Estoy muy impresionado con el talento de estos jóvenes, lo que estamos haciendo es muy importante para ellos. En agradecimiento nos prepararon un concierto que nos conmovió hasta las lágrimas, fue hermoso”.


La realización del Medellín Festicámara se debe en gran medida al trabajo realizado por Julia Salvi, presidenta de la Fundación Salvi y del Festival de Música de Cartagena, quien gracias a un convenio con la Secretaría de Cultura Ciudadana se ha puesto en la tarea de contactar a estos maestros internacionales con el fin de mejorar los procesos de educación de los integrantes de la Red de Escuelas de Música. “La idea es abrir el campo hacia el mundo, pero un mundo hacia lo profesional subiendo el nivel educativo y el nivel artístico, ese es el propósito de la Universidad de Antioquia y se logra trayendo la montaña a Maoma para apoyar estos músicos, resaltar sus valores humanos y hacerlos sentir mejores personas”, señala Salvi.


Para esta mujer, una de las más conocedoras de la música clásica en el país, es difícil no enamorarse de un proyecto como este y acompañarlo en su crecimiento. Lo hecho esta semana con el Festicámara sin duda será un evento sin precedentes en la ciudad. “Los maestros que están aquí es el top de la enseñanza y la calidad musical más grande que existe, es una inmensa generosidad la de ellos porque lo hacen de manera gratuita. Desde que contacté a Scott Yoo dijo que quería trabajar en este proyecto. Y aquí no para esto, el próximo año, para el segundo Festicámara, se hará una convocatoria nacional para el 40% de los músicos, el otro 60% seguirá siendo de la Red de Escuelas, y luego para la tercera edición se hará a nivel de Latinoamérica desde México hasta Chile”.


En esta primera edición del Festicámara, 300 asistentes han observado las clases maestras, 166 han participado de manera activa en las clases de violín, viola, chelo, piano y corno; han recibido 68 horas de clases y han sumado 27 en ensayos; 16 jóvenes estarán en los tres conciertos que se realizarán de manera gratuita en el Jardín Botánico, el Parque Biblioteca Belén y el Museo de Arte Moderno. “Cuando tocas música de cámara es como volar en un avión de guerra en formación o como ser un ave volando, también en formación. Cuando tienes a una persona que es mala, entonces se siente como que hay resistencia, algo incómodo, pero no tenemos ese sentir acá porque realmente están en un excelente nivel y la gente lo podrá apreciar”, explica Scott Yoo.


[email protected]

Temas relacionados
últimas noticias

Conociendo al Rey del Bunde, Alex Pichi