Fiscalía pide que no prospere denuncia contra General Naranjo

Vivianne Morales señaló que quien lo denunció por filtrar información de inteligencia, el exministro Londoño, no actuó legítimamente.

Al margen de toda duda por supuesta filtración de información de inteligencia quedará el general Óscar Naranjo, luego de que la fiscal General de la Nación presentara ante la Corte Suprema de Justicia su requerimiento de preclusión de la indagación que adelantaba contra el hoy director de la Policía Nacional.

El exministro del Interior Fernando Londoño Hoyos lo había denunciado porque, supuestamente, había hecho entrega de documentos sometidos a secreto al periodista mexicano Ricardo Ravelo, autor de un libro sobre el tráfico de estupefacientes.

El accionante consideraba que el hecho de que el escritor hubiera señalado que gran parte de la información contenida en el texto provenía de la Dijín de la Policía hacía responsable al alto oficial, quien para la época de los hechos dirigía el organismo de inteligencia.

Según Vivianne Morales, el exdirigente carecía de legitimidad en su actuación, pues se trataba de un delito que, por su naturaleza, afectaba a la sociedad civil, toda vez que se trataba de un hecho que conravenía el funcionamiento de la institucionalidad.

En palabras de la fiscal, se trataba de un delito quereyable, es decir que exigía ser denunciado por el propio afectado, y que requería como accionante a quienes integran los mismos entes Estatales, como el procurador General de la Nación u otro que representara a la ciudadanía en su conjunto, que era la realmente afectada, en caso de comprobarse la ilicitud.

No era este el caso de Londoño Hoyos, quien según la jefe del ente de control penal actuaba como particular y no como el quereyable legítimo al que convoca la Ley ante la ocurrencia de ese tipo de delitos, que en este caso particular, sostiene, ni si quiera se debe investigar, debido a la forma en que se presentaron los hechos.