Gadafi reaparece

Luego de que se especulara con su muerte, la televisión de ese país lo mostró en un salón.

Gadafi apareció en una reunión con líderes tribales, en un video sin audio, luego de que no se tuviera noticia de él desde el 30 de abril pasado y que se especulara con su muerte, teniendo en cuenta los bombardeos que los aliados intensificaron contra Trípoli.

De hecho, antes de este video, el vicario apostólico en Libia, el obispo Giovanni Innocenzo Martinelli, tuvo que salir a decirle a su país que Muamar el Gadafi está vivo, que posiblemente haya abandonado Trípoli, pero que sigue en Libia, en una zona desértica.

“Gadafi no ha muerto, está vivo. Posiblemente ha abandonado Trípoli, pero mi impresión es que está en Libia”, dijo hoy Martinelli a los medios italianos, basando su afirmación “en que no se ven señales de luto” relacionadas con Gadafi.

El obispo católico manifestó que él vive allí, en medio de la gente y que conoce todas las costumbres y los códigos sociales. “Si alguien muere, hay señales inequívocas de que no pasan desapercibidas. La muerte, el luto, es algo que no se puede esconder y hay un hecho que habla: la mujeres lloran en los patios de las casas cuando uno muere. Un occidental no lo entiende, pero en la sociedad árabe-beduina es así. La muerte es una cosa de todos y por Gadafi no se ve nada parecido. Por ello estoy seguro de que no ha muerto”, afirmó el prelado.

Martinelli, en declaraciones a la agencia vaticana Asianwes, criticó tambiénlos bombardeos de la OTAN y afirmó que los aliados “arrojan las bombas como si fueran perlas, sin criterio”.

El obispo confirmó que cuatro niños resultaron heridos durante los bombardeos de la noche del 9 y la madrugada del 10, para obligar a Gadafi a la rendición, sobre Trípoli, y denunció que las bombas cayeron sobre edificios civiles y al lado de un hospital.

El vicario Martinelli agregó que las bombas crean cada día que pasa mayores y graves problemas a la población y que se ven por las calles “madres y niños desesperados, abandonados a su suerte”. El obispo denunció un “ensañamiento” de la OTAN “que tiene como objetivo destruir a Gadafi y su gente” y subrayó que “para prenderlo no pueden destruir a toda su gente”.

Temas relacionados