Gadafi, se agota el tiempo

Un par de horas después de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se dirigiera al Parlamento británico con la intención de refrendar la importancia de la alianza entre su país y Europa para lograr un mundo más justo, próspero y pacífico, el dignatario estadounidense dio una rueda de prensa conjunta con el primer ministro inglés, David Cameron.

En ella se comprometieron a incrementar la presión contra el líder libio Muamar Gadafi.

“Continuaremos las operaciones hasta que cesen los ataques del líder libio contra los civiles. El tiempo corre en contra de Gadafi, que debe dejar el poder y dejar Libia al pueblo libio”, afirmó el dignatario estadounidense, quien, no obstante, descartó  la posibilidad de incrementar los recursos que destina a la misión y el envío de tropas al país norafricano.

Entre tanto, Cameron sostuvo  que este es el momento más indicado para aumentar la presión, ya que “los rebeldes han liberado buena parte de Misrata y han tenido éxito en otras partes del país”. Aunque no detalló las opciones que está estudiando con ese fin, algunos medios han especulado con la posibilidad de que en los próximos días el gobierno envíe helicópteros Apache a Libia.

  El conflicto palestino-israelí también ocupó parte de la agenda. Obama aseguró que la paz en Medio Oriente es posible si las dos partes adoptan “compromisos dolorosos”, aunque reconoció que de momento ésta es lejana: “Hamas no ha renunciado a la violencia ni reconoce a Israel. Es difícil, por lo tanto, esperar una conversación seria”, declaró. De igual forma, tildó de error la intención del presidente Mahmud Abbas de volver a instancias de la ONU para lograr el reconocimiento de Palestina, ya que a su juicio este objetivo debe lograrse mediante negociaciones directas con Israel.

Finalmente, los  mandatarios instaron al presidente de Yemen, Alí Abdalá Saleh, a abandonar el poder y anunciaron que en la cumbre del G8, que hoy empieza en Deauville (Francia), propondrán un plan de apoyo económico y político para las democracias emergentes en Oriente Medio.