Gobierno descarta que alimentos presionen inflación

El ministro de Agricultura reconoció que algunos productos han subido un poco más que el promedio.

Pese a que los analistas esperaban que los alimentos se comportaran como un elemento de presión inflacionaria por culpa de la ola invernal no ha sido así y el propio ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo así lo ha dado a conocer.

El funcionario dijo que no se espera una disparada de precios en los alimentos, en la inflación de marzo que en la noche de este martes revelará el Dane.

Sin embargo en su informe al Congreso de la República, el Banco Central advierte presiones a la expectativa de inflación por los altos costos del petróleo en el mercado internacional y sus efectos en la economía colombiana.

El jefe de la cartera agropecuaria
indicó que el invierno sí golpeo a algunos cultivos, sobretodo de frutas y algunos vegetales y hortalizas, "pero el conjunto de la canasta familiar de alimentos no se vio disparada por el invierno".

Restrepo aceptó que producto de la ola invernal se iban a presentar algunos efectos puntuales, "pero que no se esperaba una llamarada de la inflación, porque finalmente el invierno ha afectado algo así como el 5% del área dedicada a la agricultura en el país. No es que haya habido una devastación de la agricultura ni de los alimentos".

Descartó que se vaya a presentar un desabastecimiento, ni un factor de inflación inmoderado, por los efectos del invierno que se han presentado en algunas zonas del país.

El ministro de Agricultura indicó que tras una charla con el gerente del Banco de la República, José Darío Uribe y "lo note confiado en que el país sigue en la ruta tendiente a cumplir la meta de inflación que el Banco se ha señalado para este año" de entre 2 y 4% con una media de 3%.

Reconoció que el alto precio del petróleo, alrededor de 108 dólares, viene jalonando un alza en los precios de los fertilizantes y jalona el precio de los alimentos que se tranzan internacionalmente.

Explicó que los alimentos que se tranzan internacionalmente están muy altos desde hace cinco o seis meses, dijo que ya llegaron a los niveles de 2007-2008.

Dijo que eso tiene un efecto malo y un efecto bueno para Colombia. Destacó que el efecto bueno es que los productores recuperan niveles de rentabilidad que hacía tiempo no veían porque ven mejores precios en sus producciones, se recupera la rentabilidad de la agricultura. Pero los productores de concentrado están afectados porque uno de los principales ingredientes es el maíz, y Colombia es un poco deficitario en este producto.