Gobierno pide a China desistir de ejecución a colombiano

Cancillería manifestó que nunca aceptará la pena de muerte para sus connacionales.

La Cancillería de Colombia le pidió a la República Popular de China que reconsidere la pena de muerte impuesta a Harold Carrillo Sánchez por cargos de narcotráfico al encontrarle tres kilos de cocaína el pasado mes de abril.

“Ministerio de Relaciones Exteriores, a través del Consulado de Colombia en Beijing, ha estado permanentemente en contacto con las autoridades chinas y los familiares del señor Carrillo Sánchez desde que fue notificada su detención por parte de las autoridades chinas”, informó la cancillería en un comunicado.

Así mismo, señala que el Gobierno de Colombia nunca aceptará la pena de muerte para sus connacionales y esperan que se logre mediar de alguna forma.

Los familiares de un colombiano sentenciado a muerte en China por tráfico de droga piden que el Gobierno o algún organismo de derechos humanos interceda para que la pena sea reconsiderada.

El caleño condenado en China por narcotráfico

La esposa del condenado, Luz Farid Celis, relató que su marido, el taxista nacido en Cali, Harold Carrillo Sánchez, de 45 años, viajó a China el 11 de marzo de 2010 y señaló que sólo les dijo "que iba a un viaje de negocios".

"Desde entonces no hemos tenido ningún tipo de comunicación con él, pero a los veinte días de su marcha nos llamaron de la Cancillería y nos informaron de que él estaba detenido en China" por llevar tres kilogramos de cocaína, detalló.

La familia se puso en contacto con la ministra consejera de la embajada colombiana en Pekín, quien les advirtió que Carrillo está incomunicado por el momento, ya que es objeto de investigación.

Sin embargo, la embajada se ha mantenido en continua comunicación con la familia y, según Celis, se ha ocupado de transmitirles los avances en el caso.
Así, conocieron que el taxista se declaró culpable en una audiencia celebrada el pasado octubre y accedieron recientemente al contenido de la sentencia dictada.

La esposa de Carrillo explicó que un tribunal le condenó a una pena de muerte, pero si en dos años muestra arrepentimiento y buen comportamiento su condena sería cambiada por cadena perpetua.

"Pedimos a las autoridades que intervengan. Él no es un delincuente, sino que se equivocó y tomó una mala decisión y aceptamos que debe pagar por su error, pero no con una pena de muerte. Queremos volverlo a ver", lamentó la esposa de Carrillo.

Celis comentó que también están "tocando puertas para contactar organizaciones de Derechos Humanos, para que puedan intervenir por él en China", y deseó que su marido pudiera ser repatriado "y cumplir condena en una cárcel colombiana".

Temas relacionados