Gobierno Santos aclara que no está 'chuzando' a nadie

El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, así respondió tras la primera audiencia de discusión en el Congreso al proyecto de Ley de Inteligencia.

El ministro de Defensa, Rodrigo Rivera Salazar, inició este jueves su defensa de la Ley de Inteligencia y Contrainteligencia.

Ante la comisión primera de la Cámara, el alto funcionario dijo que el proyecto sólo busca "proteger al país de los posibles excesos".

Por eso, indicó que la inteligencia "no se puede vincular con cualquier propósito" pues ésta se puede aplicar solamente en defensa del Estado.

Al detallar los alcances de la iniciativa, el ministro señaló que la ley "acota las funciones y controles para la recolección de la información" de los organismos de inteligencia.

No han seguido las chuzadas

En diálogo con los periodistas, Rivera recalcó que las interceptaciones telefónicas o ‘chuzadas’ que en el anterior gobierno se dieron, en la actualidad no están sucediendo.

Al ser preguntado sobre si las escuchas continúan, el ministro dijo que “en absoluto” porque “si hubiera cualquier información entorno a algún episodio ilegal seriamos los primeros en denunciarla ante las autoridades”.

Lo que hay actualmente es un compromiso en que la inteligencia se fortalezca y se desarrolle dentro de parámetros de transparencia y respeto por la Constitución y lo de Derechos Humanos”, explicó.

Al hablar del episodio de la contadora Rosa Margarita Roldán quien también fue ‘chuzada’, Rivera dijo que “no puedo responder por cada uno de estos episodios y casos que están en conocimiento de las autoridades.

“La disposición del Gobierno y la Fuerza Pública es colaborar con el poder judicial para que adelante las tareas de investigación (…) en la medida que se van encontrando episodios de violación de la Constitución y la ley pues se deben sancionar ejemplarmente estos casos”, aseguró.

¿Y la restricción a los medios?

Al volver a referirse al proyecto de la ley, Rivera dijo que no habrá ningún tipo de mordaza a los medios para adelantar su tarea.

A la reserva de información de inteligencia están obligados todos los servidores públicos que trabajan en los organismos de inteligencia pero la norma que castiga esa reserva no se aplica a los medios de comunicación”, aseguró.