"Gracias y adiós": News of the World

Por 'chuzadas', el medio británico con 168 años de historia se vio obligado a cerrar.

Con un "gracias y adiós" y una discreta disculpa, el polémico semanario británico News of the World se despidió este domingo de sus lectores tras 168 años de historia por cuenta del escándalo de las escuchas telefónicas ilegales que conmocionaron al Reino Unido.

Los británicos se precipitaron a los quioscos para hacerse con uno de los cinco millones de ejemplares del último número del periódico más vendido del país, casi el doble que de costumbre, mientras su propietario, Rupert Murdoch, llegaba a Londres para gestionar personalmente la crisis que le obligó a cerrar la cabecera y podría hacer fracasar su polémico proyecto de compra de la mayor plataforma de televisión por satélite británica, BSkyB.

El magnate australo-estadounidense, de 80 años, se dirigió inmediatamente a la sede de la filial de su grupo News Corp., News International, en el este de Londres, en un vehículo con un ejemplar del dominical en mano. El número 8.674, que podría convertirse en una pieza para coleccionistas, estaba esencialmente dedicado a destacar los logros del que se autoproclama sin rubor "el mejor periódico del mundo".

El News of the World repasó algunas de las grandes exclusivas y grandes campañas que cimentaron su éxito, aunque en medio del autobombo también hubo lugar para una disculpa por las malas prácticas de "algunos" de sus empleados. "Simplemente, perdimos el rumbo", explicó el periódico en un editorial en el que señaló que pese a los "altos estándares" que exigía a sus empleados, "ahora somos dolorosamente conscientes de que durante un periodo de varios años hasta 2006 algunos de los que trabajaron para nosotros, o en nuestro nombre, vergonzosamente no alcanzaron esos estándares".

"Se 'pincharon' teléfonos, y por ello este periódico pide sinceramente disculpas. No hay justificación para esta conducta vergonzosa. No hay justificación para el dolor causado a las víctimas, ni para la profunda mancha que ha dejado en nuestra historia", agregó el dominical, que dijo esperar que, al final, sea juzgado por "toda" su historia.

Aunque estalló en 2006, el escándalo de las escuchas se agravó esta semana al revelarse que empleados del periódico pudieron haber haber interceptado en la última década los teléfonos de hasta 4.000 personas, ya no sólo políticos y famosos, sino igualmente una menor asesinada y familiares de víctimas de atentados terroristas y soldados muertos en Irak. También habrían pagado a policías a cambio de información.

Las nuevas revelaciones indignaron al país y llevaron a News International a anunciar el jueves el cierre del que se considera, con más de 2,6 millones de ejemplares semanales, una de las publicaciones en inglés de mayor tirada en el mundo. Sus más de 200 empleados se enfrentan ahora a un futuro incierto.

Aunque el semanario, el primero que compró en el Reino Unido en 1969, representa una parte muy pequeña de su imperio, Murdoch está en Londres para atajar los daños potenciales de un escándalo que no se zanjó con el cierre del News of the World y respaldar a su hijo James, presidente de News International.

Además de las eventuales consecuencias judiciales de los resultados de la investigación policial, el escándalo amenaza la controvertida oferta de News Corp. de hacerse con la totalidad de BSkyB, de la que ya posee un 39%, y sus más de 10 millones de suscriptores.

El primer ministro David Cameron, salpicado por el escándalo de las escuchas tras la detención el viernes de su ex jefe de comunicación, Andy Coulson, ex redactor jefe del News of the World, sugirió esta semana que aplazaría la decisión esperada en los próximos días hasta por lo menos septiembre.

Pero el líder de la oposición laborista, Ed Miliband, decidido a capitalizar políticamente el escándalo, instó a Cameron a posponer su decisión hasta que concluya la investigación policial, alegando que tras las "asquerosas revelaciones" de esta semana "la idea de que a esta organización (...) se le permita apoderarse de BSkyB, no colará entre el público".