Guardiola y Mourinho elevan la tensión de la semifinal

Durante rueda de prensa el técnico del Madrid criticó algunas declaraciones del DT del Barcelona. Pep, por su parte, respondió que Mourinho es el "puto jefe" y el "puto amo".

La tensión entre el Real Madrid y el Barcelona subió de tono en la víspera de la semifinal de la Liga de Campeones con un intercambio de duras críticas entre José Mourinho y Pep Guardiola.

En la rueda de prensa previa del partido de este miércoles en el Santiago Bernabéu, Mourinho criticó las declaraciones de Guardiola sobre los colegiados, enumeró una serie de presuntos errores arbitrales que perjudicaron a los rivales del Barcelona y le acusó de ser el único técnico que se queja de decisiones correctas del árbitro.

Mourinho dijo que "hasta ahora" había dos grupos de entrenadores, "uno muy pequeñito" que "no hablan de árbitros" y otro grande en el que está él, que critican a los colegiados cuando tienen "errores importantes", pero que también los halagan "cuando hacen un gran trabajo".

"Ahora con las declaraciones de Pep entramos en una nueva era, es el tercer grupo que solo tiene una persona, que es él, y que critica el acierto del árbitro. Nunca lo había visto en el mundo del fútbol", señaló.

Mourinho se refería a las críticas que hizo Guardiola al árbitro de la final de la Copa del Rey del pasado miércoles por anular, correctamente, un gol de Pedro por fuera de juego. El Barcelona perdió por 1-0, gol anotado por Cristiano Ronaldo en la prórroga.

En la rueda de prensa posterior a la de Mourinho, Guardiola dijo que "fuera del campo" su colega portugués "ya ha ganado, como lo ha hecho durante todo el año y lo hará" por lo que, precisó, le regalo su "champions particular".

"Dentro del campo veremos qué pasa. Yo también puedo sacar una lista de agravios comparativos que no acabaríamos nunca. Yo no tengo secretarios ni ayudantes que me apuntan todas esas cosas", dijo.

Guardiola subió el tono de sus ataques cuando afirmó que Mourinho es el "puto jefe" y el "puto amo" en la sala de prensa y que él no quería competir con Mourinho en este aspecto, ya que es un "tipo de partido" que él no sabe jugar.

Los calificativos de "puto jefe" o "puto amo" se emplean en España coloquialmente o jocosamente para destacar quién es el que manda.

"No voy ni a justificar mis palabras. Yo felicité al Madrid por la Copa que ganó merecidamente en el campo ante un equipo que yo represento y del que me siento muy orgulloso. No me justifiqué con el árbitro. Nunca lo he hecho", subrayó Guardiola.

"Si dicen que me quejo de los árbitros, pues muy bien, me quejo de los árbitros. Contra esto yo no puedo luchar. Los altavoces son mayores fuera que en casa. Solo puedo ganar en el juego", afirmó.

Centrándose en el partido de este miércoles, Guardiola dijo que "una eliminatoria" de este nivel, en semifinales es "durísima" por los dos lados.

Guardiola aventuró un choque similar al del año pasado con el Inter (el Barcelona fue eliminado). "Será un partido parecido al del Inter el año pasado. Pero hay un árbitro (el alemán Stark), que nos ha pitado muchas veces y es un gran árbitro", dijo.

El entrenador español afirmó que nunca había visto a un Madrid tan agresivo: "Nunca había encontrado un Madrid tan agresivo como el de ahora. Cada uno juega como quiere hay un árbitro que tiene que actuar y permitirlo y tiene que decidir. Cada uno debe actuar como quiera".

Comentando también el encuentro de este miércoles, Mourinho reconoció que no posee "una poción mágica contra el Barcelona", sólo "mucho trabajo honesto y serio", y rechazó la afirmación de Guardiola de que el Real Madrid es en esta ocasión el favorito.

"Es una semifinal de Champions con dos rivales que se conocen bien, con tradición y jugadores que saben lo que es tener éxito y jugar partidos importantes. Para mí, antes de jugar no hay favoritos. Igual que entre el Schalke y Manchester", afirmó.

Mourinho añadió que espera "un resultado equilibrado" en el primer partido que deje "todo abierto para el segundo", que se disputará en el Camp Nou el tres de mayo.