Haceb: por el mercado regional

Los US$35 millones que Haceb invirtió en su nueva planta de producción —la más moderna de toda la región y que entraría en el 100% de sus operaciones en pocos meses— tienen a los empresarios paisas con los ojos puestos en los mercados de Brasil, Centroamérica y la región Andina.

Y no es para menos, pues el negocio crece y la tecnología italiana usada en sus refrigeradores, junto con la producción de un millón de neveras al año con esta nueva inversión, “nos obliga a buscar alianzas con comercializadoras de otros países, además de nuestros mercados naturales en Venezuela, Ecuador, Perú y Bolivia para que vean nuestra plataforma productiva”, apunta Jorge Alonso Olaya, director de mercadeo de Haceb.

El año pasado la compañía tuvo ventas de $438.000 millones y eso sirvió para que en el cuadro de estadísticas marcaran un crecimiento del 16% respecto a 2009. “Aumentamos el 21% en el mercado nacional y la línea blanca el 19%. Todos los canales de venta tuvieron un muy buen desempeño, tanto los especializados como los autoservicios. Y los productos que jalaron ese crecimiento fueron los de refrigeración y cocción, pero está aumentando lavado y aires acondicionados.

No obstante, el éxito de la marca, que hoy es líder en la participación del negocio en Colombia (27% el año pasado, seguido de Mabe, LG, Samsung y Whirpool), también está basado en el que según Olaya es un modelo de negocio original que no han logrado aplicar las marcas extranjeras: “Invertimos el año pasado $1.200 millones para atender de manera directa a los consumidores, posventa, y con 19 centros de servicio en las ciudades principales e intermedias los compradores se encuentran en contacto directo con la fábrica”. A lo que se refiere el empresario es a que marcas como LG o Samsung no tienen fábricas cercanas a Colombia, lo que las hace menos fuertes en la atención después de vender el producto.

Pero no todo son buenas noticias. Ad portas de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Corea, Olaya es claro en afirmar: “Vemos en el TLC una posible amenaza porque el gobierno coreano apoya mucho la industria de automóvil y de electrodomésticos y su modelo de desarrollo lo basó en esa industria. Lo que estamos haciendo es ampliando portafolio, fortaleciendo el canal de distribución y logrando categorías más sólidas con mucho servicio”.

Este último es un segmento del negocio en el que, afirma, pueden seguir creciendo “porque aquí la gente repara los productos, mientras que en Europa y Estados Unidos los reemplazan. De ahí que Haceb decidiera que el 95% de los servicios los debía atender de manera directa”. Un panorama claro, aunque el año pasado el 32% de las ventas se generaran en productos de líneas nuevas.

De esta forma y pensando en lo que resta del año, Olaya aclara que las empresas con capital netamente colombiano no la tienen fácil, pues el 35% de los electrodomésticos que se venden en el país son importados y el dólar les ayuda para llegarles más barato a los clientes. Una variable para tener en cuenta, pues los precios en el último año bajaron 6%, mientras que las materias primas, apunta Olaya, subieron en general con el mismo ritmo de todos los commodities.