"Hay mucho por hacer en radio"

Al cumplir dos años al aire con su programa radial 'La Escalera', el hombre de las mil voces anda feliz por el crecimiento de audiencia y porque ahora se ve a través de la internet. Virtudes y defectos del humorista.

¿Por qué se fue para una emisora católica y universitaria?

Porque las emisoras en el país o son de los políticos o son de los dos pulpos y sólo me quedaba de opción la Iglesia y la cátedra.

¿No sería para que le perdonaran los pecados?

Si fuera por el perdón de los pecados, deberíamos estar allí todos, incluidos los dueños de la moral que son más dañados que agua de florero.

¿Hay vida después de Caracol y RCN?

Sí hay vida después de las dos cadenas. Y al pagar en el supermercado los billetes son los mismos, valen igual los de allá y los de acá.

¿Como hizo para que ‘La Escalera’ creciera el 51% en oyentes, según el último estudio de sintonía radial, Ecar?

Porque el equipo que me acompaña es de lujo y porque la gente está mamada de tanta calumniadera, tanto odio y tanta comedera de prójimo y porque al final del día alguien tiene que decir la verdad.

¿Ha pensado en dejar el humor y volver a los deportes?

A veces pienso que es mejor el anonimato de los deportes que la envidia del humor.

¿Que es la envidia?

Lo que no sabía que sentían varios colegas por lo que he hecho o por lo que he dejado de hacer.

¿Todo en la radio está hecho?

No creo, hay mucho por h