"Hay que tener los pies en la tierra": Juan Manuel Vargas

"En los momentos de dificultad, mantén el equilibrio". Esa frase, que lleva grabada en el anillo que luce en su mano derecha, fue la que le dio fuerzas a Juan Manuel Vargas para afrontar la Copa América.

Es que a la cita continental arribó con un golpe en la pierna derecha que casi lo deja afuera. Pero se recuperó y con el espíritu de Manco Cápac, el histórico personaje inca que es un tatuaje en su piel, refundó esta selección peruana que, a esta altura, es una de las sorpresas del certamen. ¿O acaso alguien daba dos pesos por el conjunto del uruguayo Sergio Markarián ante la encumbrada Colombia? Ni el más optimista de los aficionados creía que hoy estaría en una instancia decisiva como esta semifinal frente al poderoso Uruguay.

Vargas, en cambio, se tenía fe. “Desde que llegamos a Argentina estamos pensando en avanzar lo más lejos posible. Hacía muchos años que no estábamos en esta instancia. Y ahora queremos hacer todo lo posible por acceder a la final, dice. Figura del equipo peruano, por algo juega en la Fiorentina de Italia. Autor del segundo gol ante los colombianos, asegura: “Gracias a Dios pude convertir, pero todo fue producto del esfuerzo de mis compañeros”.

¿Estaba ansioso por meter un gol? Contra México había metido dos latigazos en el palo.

Quería que se me abriera el arco. Por suerte, así se dio. Fue importante para darle una alegría a la gente, que es la que nos apoya.

Pocos daban un peso por Perú.

Y ojalá sigan pensando de la misma manera. Nosotros, en tanto, vamos a seguir trabajando con humildad. Podemos estar contentos porque hacemos lo que el profesor quiere en el campo. Pero no hemos ganado nada todavía. Nos queda un partido muy duro.

¿Cuánto de importante es para su equipo contar con un jugador de sus características?

Uno valora la experiencia en Europa, especialmente en la parte profesional. Pero acá tenemos muchos jugadores importantes. Se extraña mi país, pero, bueno, en la Fiorentina estoy cómodo.

Llegó lesionado y casi no juega frente a Colombia...

El amor por esta camiseta es grande y aunque me faltaba el aire al final del partido con Colombia, decidí seguir. Las piernas pueden flaquear, pero no la actitud. Así pensamos todos en este equipo. Y por eso llegamos lejos, aunque pocos creían en nosotros.

¿Esa es la clave del éxito?

La clave es la unión del grupo, que se ha formado desde que inició el proceso Markarián. El profesor ha convocado a muchos y poco a poco iban quedando menos en esta Copa. Esto es una combinación de jugadores con experiencia y nuevos. Y como lo dijimos en un principio, esto es una prueba de fuego para nosotros, porque nuestra mente está en Brasil 2014. Queremos devolver a la selección a un Mundial.

A pesar de la clasificación, se le vio enojado por perder con Chile.

Es que jugamos un partido parejo, generamos varias ocasiones, pero perdimos por una desconcentración. La rabia es que perdimos con Chile. Podemos perder con cualquiera, menos con ellos. Es un clásico con mucha historia y nos quedamos con bronca. Por suerte seguimos en carrera.

¿Qué le parece el nivel que mostró Uruguay?

Es un equipo aguerrido, que sabe jugar bien, ordenado, que te puede complicar en cualquier momento. No será fácil vencerlos.

¿Es una ventaja que hayan jugado contra ellos en fase de grupos?

Nos conocemos mucho. Y eso es importante para saber qué debilidades explotar del rival. Tenemos que estar ordenados para que no nos sorprendan con los buenos jugadores que tienen y la pelota quieta, que fue fundamental ante Argentina. Ellos saben manejarla bien, con criterio.

¿Cómo hacen para manejar la ansiedad, teniendo en cuenta que están muy cerca de la gloria?

Hay que tener los pies en la tierra. No podemos dejarnos llevar por la ansiedad. Hay que ir partido por partido, sin desesperarse.