"Hechizaría a los poderosos": Flora Martínez

Seis años después de ser Rosario Tijeras, admite que sólo hasta ahora comienza a recibir propuestas para interpretar personajes distintos.

¿Cree en lo sobrenatural?

Absolutamente.

¿Cuál fue el mayor reto de enfrentarse a este papel?

La intensidad de las escenas de la brujería. Tener que convencerse para atraer el mal y adentrárselo al personaje fue muy difícil, por más que sea ficción no deja de haber un punto en que la energía de Flora se enfrenta a otra muy poderosa. Fue como entrar y salir infinitas veces de una cueva oscura y profunda.

¿Cree que la producción le gustará a Germán Castro Caycedo?

Es una muy digna adaptación de su obra: el reparto, el director, el vestuario, todo el equipo es un derroche de talento, creo que le va a gustar y mucho.

¿Cómo fue su preparación para este papel?

Leí el libro de Germán Castro Caycedo, en el que se inspira la historia, porque me ayuda mucho para ir a la matriz de la obra. Comprendí que el autor unificó muchos brujos y brujas en Amanda, que en la vida real no existieron. Además me contacté con brujos, exorcistas y a la vez conseguí libros de brujería y comencé a hacer una especie de curso.

¿Qué la sorprendió de las verdaderas brujas que visitó?

Su vivacidad y electricidad. Tenía el cliché que eran personas oscuras y encerradas, y son personas con unos ojos muy juguetones, como conectados con diez mil cosas a la vez.

¿De qué quisiera exorcizarse?

De algún miedito. Supongo que todos tenemos alguno.

¿A quién quisiera hechizar?

A todos los poderosos que controlan el mundo a su antojo y para beneficio propio, para que dejen de existir injusticias, para lograr un bienestar global y, sobre todo, paz.

¿Tuvo rituales para protegerse de las malas energías?

Sí, y a medida que avanzaron las grabaciones cada vez más.

¿Cuántos cuentos de brujas le echaron en Jardín (Antioquia) donde grabaron la serie?

Tantas historias como para llenar tres o cuatro libros de Germán Castro, si no me quedo corta.

¿Qué tiene Flora Martínez de Amanda Mora?

Es una mujer que no se rinde ante los obstáculos hasta lograr lo que se propone, tiene una fuerza de convicción muy grande y cree en el amor.

¿Qué poder le gustaría tener?

Me encantaría poder curar a la gente con mis manos y poder liberarlos con un canto  que saliera de mi garganta para que se  olviden de la neurosis, la  negatividad y las preocupaciones.

¿Un piropo que le hayan dicho en Jardín?

“Yo de esa bruja... sí me dejo hechizar”.

‘Rosario Tijeras’ y ahora ‘La bruja’, ¿ya profesionalizó el acento paisa?

No (risas), pero Medellín es una tierra con la que me siento muy conectada, pese a no vivir allá, siento que formo parte de ella... Desde antes que Rosario, tengo a mi Teresita Gómez allí.

¿Qué le trajo ‘Rosario Tijeras’?

Me llevó a los Goya en España y me abrió las puertas de este mercado. Además me condujo a Francia, donde recibí un prestigioso premio que dan los críticos de cine, como también me trajo un encasillamiento por mucho tiempo de representar a mujeres hiper violentas, deidades de la seducción, de la sexualidad. Fue tan fuerte e impactante para los directores y productores, que casi borró todas las otras posibilidades que puedo ofrecer como actriz, porque querían seguir viendo a Rosario. Recién hoy, seis años después, comienzo a recibir propuestas de representar otro tipo de personajes.

¿Qué la atrapa de España?

Mi esposo, mis hijos, la calidad de vida, la enorme oferta cultural, la comida, el Mediterráneo, la tranquilidad con la que vivo, el anonimato, la privacidad para mi familia, el poder estar muy cerquita y fácil de París, Berlín o Londres.

Baila flamenco, ¿qué significa esta música para usted?

Pura pasión.  Es una de las expresiones artísticas más fuertes, a todos los niveles, baile, canto, ritmo.

¿Qué hace a una buena actriz?

El instinto, la sensibilidad, la capacidad de olvidarse de ella misma para trascender los límites propios de la persona y el ego, y poder sentir en carne lo que sienten los personajes que se interpretan.

¿Si pudiera devolver el tiempo, a qué personaje que haya realizado se hubiera negado?

Ninguno, pero hubiera rechazado los desnudos explícitos. En aquel momento estaba convencida que hacerlos eran parte importante para la credibilidad del personaje pero ahora me doy cuenta que fueron libretos escritos, producidos y/o apoyados, por hombres, que utilizan como argumento de negocio, el cuerpo desnudo y el sexo…esos desnudos podrían haber sido evitados.

¿Qué tan distinta es la Flora Martínez de ‘Violeta de mil colores’ a la que hoy protagoniza ‘La Bruja’?

Amanda vive en Jardín, Violeta en Nueva York, pero tienen puntos en común, especialmente un punto en común y es que ambas están poseídas, pero por cosas distintas. Violeta esta poseída por su propia mente además de estar atrapada por la sociedad donde vive. Amanda termina siendo poseída por todos los demonios que comienza a invocar para tener más y más poder, termina siendo atrapada o poseída por su propia codicia. Violeta lucha por liberarse de sus propios fantasmas creados en su mente, Amanda invoca entidades para saciar su codicia. Una se quiere desposeer y la otra busca poseer.

¿Volver a radicarse en Colombia es una opción?

Por motivos familiares, no lo veo como una posibilidad en estos momentos. Llevo 6 años en Barcelona y hay toda una rutina e infraestructura ya establecida, colegios de los niños, el estudio de grabación de mi esposo, sería una movida muy grande trasladarnos a Colombia. Además estoy a apenas 10 horas de vuelo de Bogotá, parece lejos pero no lo es tanto.

También es cantante, ¿a qué le canta Flora Martínez?

Mis letras salen de textos que escribía como para intentar descifrarme, como una especie de diario personal, de desahogo, íntimo, donde no paraba de escribir todo lo que me pasaba,  reflexiones, vivencias,  siempre con la presencia del amor, que en ultimas que es lo que siempre nos hace trascender y nos puede sacar adelante. También canto canciones de otros autores que también siento mías.

¿En algún momento le entregará la vida a la música?

Me encantaría, soy mama y actriz, si la vida me diera la posibilidad de solo hacer música no lo dudaría ni un segundo. De momento me conformo con poder sacar el disco en Agosto-Septiembre y ojalá poder hacer algún concierto antes de finales de año, debutar en Colombia sería fantástico.

¿Cómo ve a las producciones colombianas de hoy?

No tienen nada que envidiarle a ningún país, hay un talento descomunal, quizás falta más variedad de guionistas para renovar la manera de contar las historias.

¿Qué le cambiaría a nuestra televisión?

Se cae mucho en el lugar del narco, de la mujer bella-objeto, de la violencia. Recuperaría historias más mágicas que en algún momento las hemos tenido en pantalla. Falta el ingrediente de la ilusión, de la ficción, está muy de moda lo real, falta la fantasía que me permita ver historias distintas a las que ocurren en la vida real, que me dejen fantasear con otros mundos.

¿Un papel que quisiera interpretar?

Una revolucionaria, una monja, una cantante de otra época.

¿Qué viene para Flora Martínez?

Estoy en estos momentos en Bolivia, rodando una película italiana, "breve historia de largas traiciones", mi personaje es Mabel, la historia transcurre en Roma, Turín, Londres, Bolivia y Cartagena. La película hace referencia al filme "Queimada" protagonizada por Marlon Brando. La película cuenta como hoy en el siglo XXI, apoderarse de los recursos de los países emergentes o del tercer mundo, no pasa como antes mediante guerras o dictaduras sino que las grandes empresas son realmente los que compran los países para poder sacar provecho de sus recursos naturales. Por otro lado, durante el verano europeo estaré terminando de grabar mi primer disco en el estudio de mi esposo, ya lo tenemos casi listo, tuvimos que parar por las grabaciones de ‘La Bruja’, espero que en septiembre ya esté disponible.

 

últimas noticias