Hugo Rodallega: "Está difícil ser titular"

Hay un goleador detrás del goleador. A la sombra de ese Tigre que ruge en el área rival, Hugo Rodallega espera la oportunidad de pegar su propio zarpazo.

Es consciente de que tiene a Radamel Falcao por encima suyo, nada menos. Sin embargo, el delantero vallecaucano de 25 años no pierde la esperanza de ganarse un lugar. Y colaborar, claro, con esta esperanza tricolor que el sábado, en Córdoba, buscará agigantarse de cara a las semifinales. 

Tuvo posibilidades Rodagol. Hernán Darío Gómez se las dio en el debut frente a Costa Rica y en el partido que selló la clasificación de Colombia a los cuartos de final, frente a Bolivia. Y aunque el atacante del Wigan inglés no desentonó con su ritmo, le faltó darle la puntada final a sus acciones.

Se le está negando el arco...

Sí, es una lástima. Contra Costa Rica tuve alguna posibilidad. Y con Bolivia, lo busqué por todos lados, porque estaba todo dado para que pudiera convertir. Quería darle una alegría a la selección, a la gente en Colombia y disfrutarlo con mis compañeros. Pero, igualmente, me voy contento con mi trabajo y el del resto del equipo. Me quedo tranquilo porque a pesar de que no salió el gol, dejé todo en la cancha.

¿Y por qué le está costando convertir a los delanteros, más allá de que se destapó Falcao?

Creamos opciones, confiamos en nosotros mismos y eso quedó demostrado ante Bolivia, con los goles de Radamel. Tenemos un buen equipo, firme atrás y con variantes adelante.

El equipo mejoró cuando entró, en el segundo tiempo del partido con Bolivia. ¿No se debería jugar con dos delanteros?

Jugamos con tres delanteros.

Está bien, pero la única referencia de área es Falcao. Dayro y Ramos juegan retrasados.

Este es un esquema que está utilizando el profe y hay que respetarlo. Si se juega con un solo punta, bienvenido sea. Si no, ahí estamos para entrar y demostrar las ganas de jugar.

El equipo mejoró cuando entró usted, tanto ante Costa Rica como frente a Bolivia.

Lo que pasó es que en el primer tiempo del partido con Bolivia habíamos perdido unos cuantos balones y al profe no le gustó nada. En el segundo, el equipo encontró mucha sociedad por arriba, abajo, por el centro. Tendríamos que haber hecho más goles ante Bolivia, pero lo importante es que cumplimos la meta, que era clasificar a la siguiente ronda. Pero lo importante es lo colectivo. No quién juega o quién no juega.

¿Ve posible ganarse un lugar?

Está difícil. Desde el primer día en que nos concentramos sabemos el potencial de los delanteros. Pero estamos disfrutando todos. El que juega, el que está en el banco, esperando nuestra oportunidad, siendo una familia y apoyando al que está adentro.

Primeros, con el arco invicto y tres goles. Una buena campaña.

Creo que la mentalidad está puesta en el presente. Entonces, lo que hicimos para llegar hasta acá hay que dejarlo atrás y pensar en lo que viene. Tenemos un grupo fuerte, que sabe lo que quiere y aspira a ganar todo y ser respetado. Vamos por muy buen camino.

¿Llegaron más lejos de lo esperado? Terminar primeros en el grupo de Argentina...

Argentina es grande, hay que tenerle respeto. Es y será favorita. Pero Colombia hizo un gran trabajo. Lo demostró desde el primer partido, más allá de que en el duelo con Costa Rica la gente no quedó contenta porque el resultado fue corto. Sin embargo, está claro que se puede ganar y que la selección vino para grandes cosas. Y vamos a pelear con todo hasta el final.

¿Colombia está para se finalista?

Para eso estamos jugando. Competimos para llegar a la final. Pero esto es paso a paso, sin desesperación. Hay rivales de mucho peso. No hay que confiarse.

¿Qué equipo le gustaría para los cuartos de final?

Cualquier jugador se motiva cuando enfrenta a Argentina o Brasil. Es una cuestión de mentalidad. Pero ya demostramos ante Bolivia que podemos ganarles a los que se nos crucen. Que venga el que sea.