Humala cae 29 puntos antes de asumir presidencia de Perú

El polémico viaje de su hermano a Rusia le pasó factura.

Para Ollanta Humala, presidente electo de Perú, el desgaste ha comenzado antes de asumir el cargo. A menos de dos semanas de la transferencia de mando, el 28 de julio, una encuesta publicada por el diario El Comercio evidencia que su respaldo ha caído 29 puntos, del 70% al 41%. El nuevo mandatario empezará su gestión con un nivel de aprobación similar al del saliente, Alan García, que según la misma encuesta obtiene el 42% de respaldo.


Los analistas coinciden en que el único motivo de una caída tan pronunciada es el escándalo desatado por Alexis Humala, hermano menor del presidente. Empresario, hombre de perfil bajo y miembro de la cúpula del partido nacionalista Gana Perú, Alexis Humala viajó a Rusia poco después de la victoria electoral y se reunió con hombres de negocios y miembros del gobierno de aquel país, entre ellos el ministro de Exteriores, que lo recibió en calidad de 'enviado especial' del presidente electo. También se encontró con ejecutivos de Gazprom y, según las informaciones provenientes de Rusia, perfiló acuerdos de pesca, habló sobre colaboración en energía nuclear, proyectos turísticos e incluso se reunió con proveedores de armas.


En un país muy sensible a las denuncias de corrupción, el misterioso viaje del hermano del presidente electo ha sentado muy mal. No ayudó la lenta y tibia reacción de Gana Perú, que lo desautorizó y aseguró que Alexis Humala había viajado a Rusia sin conocimiento del partido, y menos del presidente. Tras el pronunciamiento, la Embajada rusa en Lima emitió un comunicado en el que reafirma que el viaje se organizó a solicitud de 'la parte peruana' y que Alexis Humala fue recibido como enviado especial de su hermano.


El domingo pasado, en una entrevista televisada, Ollanta Humala insistió en que Alexis viajó a Rusia por su cuenta. 'Esto fue un acto hecho internamente por él y el grupo que lo acompañó, que van a asumir su responsabilidad', declaró.


Alexis no es el único pariente que le causa problemas a Ollanta Humala. Su hermano Antauro, en prisión por dirigir la asonada golpista en la comisaría de la ciudad de Andahuaylas que acabó con cuatro policías muertos en 2005, sigue mandándole mensajes de respaldo y esta semana, a través de una carta, incluso le dio consejos sobre cómo conformar su gabinete. Su padre, Isaac Humala, insiste en su discurso xenófobo, que postula la superioridad de la raza andina, mientras que otro hermano, Ulises, se ha convertido en uno de sus detractores más encarnizados.


En cambio, su esposa, Nadine Heredia, parece consolidarse como una de las presencias más fuertes dentro del próximo gobierno. En la entrevista del domingo, Humala pidió a sus familiares que dejen de ayudarlo: 'Entiendan que la mejor forma de ayudar a un presidente es dejándolo trabajar', señaló.

Temas relacionados
últimas noticias