Humor de rutina

El comediante paisa presenta 'En edad de merecer', espectáculo para el que trabajó durante más de trece años.

Nada es particularmente difícil cuando se divide en pequeñas partes. Por eso escribir un espectáculo de dos horas en una sola sentada representa una labor más que titánica a la que Alejandro Mejía le sacaría el cuerpo de entrada. Él, con más de trece años de experiencia en la escena del stand up comedy, prefiere diseñar rutinas pequeñas de 20 ó 30 minutos. Así ha gestado Justo a mí me tocó ser yo, Aquellas enseñanzas traviesas de la vida y En edad de merecer.

“Lo que me hace distinto de los colegas es mi presencia escénica. Soy un tipo que mide 1,87, no soy amorfo, yo tengo mi forma de nevera y una extraña distribución corporal. Tengo la cabeza chiquita, el tronco grande, las piernas larguísimas, y cuando aparezco en escena creo que la gente piensa que el que les va a hablar es el administrador del lugar”, comenta Mejía, quien estudió comunicación en la Pontificia Bolivariana de Medellín.

Su primer texto cómico lo hizo pensando en la mujer latina cuando trabajó en los Premios Hétores, en donde pasó de realizar las labores consideradas API (asuntos de poca importancia) a comandar el grupo de creativos. Luego, siguiendo las indicaciones de su parte más narcisista, se dejó llevar por la emoción de los escenarios y ahí se quedó.

“Creo que el stand up comedy no es un fenómeno, es un movimiento cultural que ahora, después de La pelota de letras, es mucho más visible y ofrece otras opciones para los artistas interesados en la escena”, dice Alejandro Mejía, un paisa que piensa en hacer reír al público unas cinco veces por minuto.

Alejandro Mejía. Todos los martes de julio a las 8 p.m. en el Teatro R101, Calle 70A Nº 11-29. Tel. 313 2249.

 

últimas noticias

Howard Phillips Lovecraft: el terror como mito

La mirada de Hebe Uhart

La galaxia de “Universo Centro”

Vasili Grossman: Vida y destino