Implicados en corrupción de salud aceptan cargos

Aceptaron estar comercializando medicamentos vencidos procedentes de Venezuela y Ecuador.

Culpables de actos de corrupción en la salud se declararon seis involucradas en el tráfico ilegal de medicamentos fueron cobijadas con medida de aseguramiento por decisión del Juez Sexto Penal Municipal de Manizales, Caldas.

Según  el expediente, disponían de medicinas de uso institucional que ya estaban vencidas, alteraban esa fecha y distribuían y comercializaban los productos. Todos aceptaron su participación en esta plataforma criminal.

Los indiciados hacían parte de la  empresa Hospi Medic que, según un fiscal de la Unidad Nacional de Delitos contra la Propiedad Intelectual, recibía los medicamentos de Ecuador y Venezuela y los distribuía entre varias droguerías del eje cafetero.

A pesar de que los productos se encontraban vencidos, aparentemente, adulteraban la fecha y los comercializaban sin la autorización del Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos, Invima, en una plataforma delictiva que operaba desde 2009.

Adicionalmente, dice la investigación, se presume que los implicados en este caso eliminaban toda evidencia de donación por parte de los laboratorios, que evidenciaba la prohibición de venta de las medicinas.

La decisión cobija a Héctor Fabio Quiceno, gerente general de Hospi Medic; Javier Valencia Casas, gerente administrativo; y Johan Mauricio Mejía Valderrama, uno de los supuestos intermediarios.

La Fiscalía les imputó cargos por los  delitos de corrupción de alimentos, productos médicos o material profiláctico, ilícita explotación comercial, usurpación de derechos de propiedad industrial y derechos de obtentores y variedades vegetales; y concierto para delinquir.

Todos fueron privados de su libertad, pero cinco de los seis fueron recluidos en una prisión de Manizales; al restante se le concedió la prisión domiciliaria.