Incertidumbre empresarial

La quema de tractomulas en la carretera Bogotá-Buenaventura prendió las alarmas. Sectores de hidrocarburos e infraestructura, expectantes tras el secuestro de cuatro ciudadanos chinos.

La celebración en la que estaba inmerso el país por la obtención del grado de inversión, otorgado por tres poderosas calificadoras de riesgo (Standard and Poor´s, Moody´s y Fitch Ratings) empezó a marchitarse por el deterioro de la seguridad en gran parte del territorio colombiano.

Empresarios consultados por El Espectador señalaron tímidamente que el asomo de la inseguridad empieza a generar problemas en cada uno de los sectores.

 En el sector de hidrocarburos, el presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Alejandro Martínez, señaló que el deterioro de la seguridad se viene evidenciando desde hace varios meses y que prueba de ello fue el secuestro de cuatro ingenieros chinos de la petrolera británica Emerald Energy en el departamento de Caquetá.

 Por su parte, el presidente de Odebrecht Colombia, Luiz Antonio Bueno Júnior, explicó que tiene confianza en el país y que por ello va a participar en los procesos licitatorios de concesiones que se avecinan y en proyectos PP, pero reitera que para ello es necesario que se mantengan las medidas de seguridad y que las reglas de juego sean claras.

Pero esta preocupación no es ajena al sector de la ingeniería dedicada a la construcción de infraestructura vial en el país. La Sociedad Colombiana de Ingenieros manifestó su preocupación al presidente Juan Manuel Santos tras los últimos hechos de inseguridad que terminaron con la quema de vehículos en las vías del país.

 Una situación que se hizo aún más evidente cuado  el presidente de Colfecar, Jaime Sorzano, mostró su inquietud por el incidente que terminó con la incineración de dos tractomulas y siete camionetas en la vía a Buenaventura, corredor por el cual se movilizan 1.500 vehículos de carga  al día. Se suman a “dos  tractocamiones incinerados el pasado 23 de mayo y a ataques a una patrulla de la Policía con un saldo de dos patrulleros asesinados. En la madrugada del 29 de junio el terrorismo incineró un tractocamión y dos buses en inmediaciones de Yarumal (Antioquia), dejando tres heridos y el vil asesinato del mayor Félix Jaimes, Comandante de la Policía de Tránsito y Transporte de Antioquia”.

Sorzano apuntó  que “lo anterior eleva a 40 el número de vehículos incinerados en los últimos meses, principalmente en los departamentos del Valle del Cauca, Antioquia, Norte de Santander, Boyacá, Casanare, Arauca, Tolima, Nariño, Cauca, Huila y Guaviare”.

Algunos empresarios de concesiones viales, que pidieron la reserva de su nombre, denunciaron que vienen recibiendo amenazas de grupos al margen de la ley, razón por la cual han puesto en sobre aviso a las autoridades, luego de que el presidente Santos señalara que expulsaría a las multinacionales que paguen extorsiones a la guerrilla o a otros grupos al margen de la ley. La situación tiene tenso al empresariado que aunque confía en que todos estos son posibles  casos aislados, podrían afectar las inversiones que vendrían del exterior.

Ver infografía aquí