Incremento en las tasas de interés frenaría vivienda

De acuerdo con el censo de 2005, el déficit de vivienda en el país es de cuatro millones, el reto es construir un millón durante el Gobierno.

En su primera declaración como presidenta de Camacol Nacional, Sandra Forero Ramírez advirtió que el incremento en las tasas de interés por parte del  Banco de la República, la falta de tierra y la demora en los trámites  impactarán los precios de la vivienda, lo que podría poner en riesgo la meta del Gobierno de construir un millón de viviendas en el cuatrienio.

La nueva presidenta de Camacol  cree que “ante un cambio de un punto porcentual en la tasa de interés hipotecaria, las ventas podrían caer en promedio 11%”, razón por la cual hizo un llamado al Emisor para que analice esta situación.

Asimismo, descartó la existencia de una burbuja inmobiliaria, pues  considera que el incremento de los precios de la vivienda se debe a la falta de tierra urbanizable, para lo cual ya el Gobierno gestionó la Ley de Vivienda y  Suelo Urbanizable, con la cual se busca adicionar 4.000 hectáreas para la construcción del millón de viviendas del gobierno Santos.

Forero Ramírez indicó que  otros elementos que podrían frenar el  dinamismo que hasta hoy  ha mostrado la construcción es la inflexibilización para la utilización de los subsidios.

De acuerdo con el economista y experto en  administración Guillermo Rincón, uno de los elementos que incidiría en el incremento de los precios de la  vivienda es el alto costo de la tierra.

Sin embargo, considera que por los actuales precios de la vivienda, que se encarecen por la falta de tierra urbanizable, no puede considerarse que exista una  burbuja hipotecaria en el país, ya que hay oferta y demanda y los compradores pueden pagar sus cuotas. Hoy hay un comportamiento normal en el mercado, explicó.

Por su parte, Carlos Alberto Serna, gerente de Espacios Urbanos, compañía que participó en la construcción de la torre Trump en Panamá,  considera que si bien hay problemas por falta de tierra, lo que el país requiere es la expedición de una ley de segunda vivienda que le permita a Colombia mantener el ritmo de construcción y tener inversiones extranjeras para el desarrollo de grandes proyectos que hagan más competitivo al país.

Uno de los retos de Forero para lo que resta del año es mantener el dinamismo del sector: en 2011 las ventas se incrementaron 16,3%, mientras  el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) sería del 6%.

“Esta proyección obedece a la dinámica en la iniciación de vivienda, lo que permitió emplear a 1.083 personas entre enero y mayo de 2011, es decir,  13, 2% más que en el  mismo periodo del año pasado.”

“Este sector es el segundo en importancia en la contribución del crecimiento económico, después de la minería, y esperamos mantenerlo”, agregó Forero Ramírez.

La dirigente señaló además que algunas políticas implementadas por el Gobierno, como mantener las tasas a los créditos, que arrancó como una medida anticíclica, serán permanentes, lo que se convertirá en pieza clave para construir el millón de viviendas prometido.

El sector debe  reducir las brechas de productividad a lo largo de la cadena constructora, especialmente en el sector de ediicaciones. (ver gráfico)

La dirigente pidió a los aspirantes a las alcaldías incluir en sus programas de gobierno mecanismos que permitan incorporar  tierras  que puedan ser urbanizables y puedan contribuir así a la disminución del déficit de vivienda, que hoy está en 4 millones, y a la generación de empleos.

De igual modo, le pidió a la administración de Soacha que no se convierta en un obstáculo para el desarrollo del municipio, donde la construcción de 142 mil viviendas podría estar en riesgo, situación que  abriría la puerta a la ilegalidad para acceder a una vivienda.

Temas relacionados

 

últimas noticias