Independencia con Chávez

Las celebraciones por el regreso a Venezuela de Hugo Chávez se unieron a las del Bicentenario de la Independencia del país. El presidente acompañó los festejos desde el Palacio de Gobierno.

Hugo Chávez ya está en Venezuela, pero su enfermedad por ahora lo margina de actividades que en otro tiempo serían inimaginables sin la presencia del presidente. El mandatario prometió ganar la guerra contra el cáncer, pero por ahora tiene que replegarse para aunar fuerzas de cara a las batallas importantes. A pesar de todo, era difícil imaginar la celebración de la Independencia de Venezuela sin su estadía en Caracas y sin su voz de banda marcial sirviendo de fondo.

Chávez pudo estar a la cabeza de los honores a Simón Bolívar y el desfile militar siguiente, pero lo hizo desde el Palacio de Gobierno acompañado de los presidentes de Bolivia, Evo Morales; de Uruguay, José Mujica, y de Paraguay, Fernando Lugo. Pronunció un discurso de “Viva la patria, viva la independencia, viviremos y venceremos, el retorno para siempre” y desde muy temprano, después de su sorpresiva llegada en la madrugada del lunes, a través de Twitter  (@chavezcandanga) decía: “5 de julio, llegaste al fin, estremecido, huracanado de Pasión Patria, 200 años después! Así te esperábamos nosotros, los hijos de tu Gloria!!”.

Con la necesidad de reposo de Chávez, el vicepresidente Elías Jagua fue el encargado de presidir el acto simbólico en el que se abrió el arca que guarda el Acta de Independencia en el Salón Elíptico del Palacio Federal Legislativo. Los papeles serán ahora exhibidos en la Asamblea Nacional, como uno de los grandes símbolos del Bicentenario.

Los actos conmemorativos siguientes al discurso del presidente Chávez —que contaron con la presencia de la canciller colombiana María Ángela Holguín y de sus homólogos de Argentina, Brasil y Cuba, entre otros— se llevaron a cabo con el apoyo de la población, con testimonios recogidos en la calle que hablaban de un doble motivo de celebración. Los seguidores del chavismo festejaban 200 años de Independencia y el retorno de su líder después de un mes de ausencia, rumores y especulaciones sobre su estado de salud.

Durante su alocución, el presidente Chávez no dejó de lado el tema de su regreso. Después de advertir que Venezuela no sería colonia de nadie “nunca jamás”, aseguró que “este no es sólo el retorno de Chávez, sino de la independencia plena”, e instó a su gente a “vencer a quienes desde dentro y fuera quieren derrotar a la patria y a la independencia”.

Desde el gobierno han sido reiteradas las críticas a las versiones que hablaban de que el intempestivo viaje de vuelta a Venezuela del presidente no correspondió siquiera a acallar las críticas de la oposición —que en este caso han sido escasas—, sino para resolver las divisiones internas que se recrudecían dentro del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) mientras él no estaba presente.

El periodista Rafael Poleo, dueño del diario El Nuevo País de Venezuela, explicó que la enfermedad del mandatario ha causado un efecto psicológico “tremendo” dentro del chavismo: “Muchos de ellos ya están tratando de ganar o de refrescar amistades en la oposición porque ya perdieron la sensación de invulnerabilidad que tenían”.

Del lado del gobierno, en especial en boca de Elías Jagua, todas estas versiones ha sido desmentidas y adjudicadas a personas que desean hacer daño a la estabilidad política del país. Sin embargo, el propio Jagua, quien ha afirmado en repetidas ocasiones que dentro de sus intenciones no está reemplazar al presidente Chávez, adelantó que el mandatario planea reorganizar su equipo de trabajo para hacer frente a la nueva etapa que viene.

Desde mucho antes de su operación en La Habana, Chávez ya pensaba en ser reelecto el próximo año. De ganar y si su salud se lo permite, la Constitución le daría el aval para ser presidente hasta 2018 y, entonces, cumplir 19 años al frente de Venezuela.