Invierno dispararía malaria

Diariamente mueren en el mundo un promedio de 2.700 personas a causa de este mal. Aunque en Colombia las cifras no son tan alarmantes, las lluvias podrían dispararlas.

¿Tiene alguna relación directa el invierno con el incremento y la propagación de la malaria? Esta pregunta la responde Sócrates Herrera, director del Instituto de Inmunología de la Universidad del Valle, quien cumple 26 años trabajando en el desarrollo de una vacuna contra esta enfermedad. “Definitivamente sí. Inicialmente las lluvias torrenciales eliminan los criaderos de mosquitos, entonces uno podría decir que en esa primera etapa disminuye. Pero luego el país quedaría plagado de criaderos y la lógica indica que la malaria aumentaría”.

Este lunes, en la celebración mundial del día contra la malaria, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reveló que esta enfermedad parasitaria mata a cerca de un millón de pacientes al año en el planeta. Y otro dato: cerca de 3.500 millones de personas (aproximadamente el 50% de la población mundial) están expuestas a la malaria.

La lluvia incesante de Colombia le daría la razón a esta sentencia de la OMS. Así lo ratifica Juan Gonzalo López Casas, director general del Instituto Nacional de Salud: “El invierno, con su consecuente movilización de aguas, ayuda en la disminución significativa de criaderos del vector causante de la malaria en su etapa inicial (mosquitos infectados del género Anopheles), pero éstos podrían aumentar posteriormente por el mal manejo de los depósitos, la formación de fosas y otros lugares que puedan contener agua y por consiguiente ser hogar de nuevos criaderos”.

Este es el panorama de la enfermedad en Colombia en la actualidad: en lo que va corrido de 2011 (con datos hasta el 16 de abril) se han registrado en el país 16.323 casos de malaria y paludismo, lo que significa una reducción del 63% de los casos notificados en el mismo período de 2010, cuando la cifra llegó a 44.378.

 Las zonas con mayor riesgo en Colombia, que suman cerca del 82% del total de los casos ocurridos en todo el país, son Antioquia, Córdoba, Chocó y Guaviare. Los más vulnerables, las mujeres en embarazo, los niños menores de 5 años y las personas mayores de 60.

En un informe del diario El País de España se resumía así la compleja situación que se vive en el planeta por esta enfermedad: “la vacuna está por llegar, el uso de mosquiteras no es universal, los medicamentos son caros y el mosquito se hace resistente a los pesticidas”. Uno de éstos últimos es el DDT. Su utilización es hoy tema de discusión en el mundo: mientras unos argumentan que su uso significó el fin de la malaria en Europa y Estados Unidos, otros critican que es un producto peligroso para la salud y el medio ambiente. Este es precisamente uno de los temas a discutir en la conferencia de los países que hacen parte del Convenio de Estocolmo, inaugurada ayer, día de la malaria.