Conversatorio de Colombia 2020

hace 5 horas

'Iremos por el liderazgo absoluto'

Jong Hwa Lee, presidente de la compañía LG, planea un revolcón en el segmento de los teléfonos inteligentes.

Desde su llegada a Colombia, en 2006, para presidir la operación de la multinacional surcoreana LG en Colombia, Jong Hwa Lee había tenido que reprimir su deseo de estudiar el Mahayana, la rama del budismo que se practica en su país. Así fue hasta hace siete meses, cuando cambió su viejo celular por el Optimus One, el celular de última generación que su empresa espera posicionar en el mercado colombiano.

Esta decisión no sólo hizo que cambiaran sus hábitos de trabajo y comunicación: ahora, gracias a las más de 80.000 aplicaciones (apps) disponibles para los teléfonos inteligentes (smartphones), Lee puede repasar los mantras, realizar ejercicios de relajación y sumergirse en la historia de Buda simplemente presionando la pantalla táctil de su celular.

“Antes tenía que invertir mucho tiempo para estudiar el Budismo; ahora puedo hacerlo en cualquier lado, incluso en mi casa”, comenta, y confiesa que en su celular ha descargado aplicaciones para mejorar su inglés, seguir el ritmo del mercado financiero, ubicarse en la ciudad, comprar libros y monitorear el clima.

Él mismo pertenece a ese 31% de usuarios que, de acuerdo con el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), utiliza un teléfono inteligente. Un segmento que LG busca conquistar en los próximos dos años con su equipo, el primero del mercado con el sistema operativo Android 2.2, pantalla táctil de 3,2 pulgadas, procesador de 600 megahertz y un precio de $500.000 según el operador.

“La demanda actual de equipos se acerca a los siete millones, de los cuales el 10% son teléfonos inteligentes. Nosotros aspiramos a tener una participación significativa de 300.000 unidades”, asevera Lee, y explica que su compañía posee el 14% del mercado de celulares en el país; su portafolio, hasta el lanzamiento del Optimus One hace un mes, se centraba en los equipos de gama baja.

Un cambio apenas lógico, si se tiene en cuenta que el país entró en el furor de los teléfonos inteligentes cuando los operadores comenzaron a vender equipos que le permitían al usuario ir más allá de la simple consulta del correo electrónico y la sala de chat para adquirir las aplicaciones disponibles en el mercado.

 Para el LG, el futuro sería aún más brillante si las conversaciones entre Colombia y Corea del Sur para sellar un tratado de libre comercio llegan a buen puerto. “Podríamos traer en muy poco tiempo todos nuestros productos de gama alta y de última tecnología que desarrollamos en Corea”, admite el alto ejecutivo. Sin duda, un espaldarazo no sólo para su catálogo tecnológico (incluiría también la tableta Optimus Pad, el teléfono inteligente Optimus 2X y sus nuevos modelos de televisores en 3D).

Incluso fortalecería su portafolio de línea blanca, el cual dominan con una participación del 40%. “Podríamos traer de inmediato lavadoras de carga frontal, neveras de doble puerta y mucho más. Queremos lanzar muchos productos de gama alta para que la gente tenga más y mejores opciones en cuanto a calidad, diseño y rendimiento”, afirma.

Todos estos proyectos vendrán acompañados de una política más fuerte en el servicio posventa y la calidad de sus productos, las estrategia escogida para convertirse en la marca líder para 2012.

Temas relacionados