Joan La Porta: el arquitecto del Barça

El empresario que estuvo detrás del Fútbol Club Barcelona cuenta cómo logró crear la filosofía de un modelo exitoso, con ganancias millonarias.

Joan Laporta tenía 11 años cuando vio, desde la tribuna del Nou Camp, a uno de los mejores jugadores del mundo. Viajaba por el césped del Barcelona. Lo hacía con la exquisitez de los hombres inteligentes. Con la habilidad de los que saben con el balón. Con la elegancia y el liderazgo de los pocos que pueden sumar tres Balones de Oro en su cuadro de honor. Era Johan Cruyff. El mismo que 30 años después sería la inspiración para que ‘el arquitecto del Barça’ construyera el mejor equipo de la historia.

Constructor. Edificador. Pero ante todo, administrador. Así es el Joan Laporta de hoy, el hincha que llegó a ser presidente del Fútbol Club Barcelona. El empresario que lo llevó a la cúspide financiera, el lugar donde llegó la Uefa para tocar la puerta y, tras conocer el modelo, tomarlo como referente para la gestión corporativa de los clubes de fútbol de primer nivel en Europa.

Hoy, ya retirado del Barça y desde la tribuna, Laporta cuenta a los lectores de El Espectador cómo logró estructurar ese ambicioso modelo que hoy cuenta con jugadores como Lionel Messi, Xavi Hernández, Víctor Valdés, Andrés Iniesta y un cúmulo de estrellas más que valen cientos de millones de euros.

 ¿Cuál es ese modelo empresarial con el que logró el Barcelona moderno?

(Risas) Barcelona viene bien. Se trata de administrar bien los recursos, gastar menos de lo que ingresa, tener niveles de endeudamiento razonables en función de la capacidad de retorno de esa deuda. Es fundamental invertir bien en fútbol, eso genera más aficionados, más socios, más consumo de productos, mayor afluencia de los espectadores. Todo se eleva. Se da una atracción importante de los medios de televisión y los operadores televisivos. Todo eso valora más el club. Se trata de tener las metas claras y sobre todo ser pacientes.

 ¿Cuál es el negocio real del fútbol? Vender jugadores, entradas, productos…

Dependerá de la filosofía del club. El que es comprador, que espira a ganarlo todo, a ser elegido como el mejor del mundo, básicamente tiene su negocio en dar un espectáculo, ofrecer fútbol de alta calidad y ello conlleva a tener jugadores de alto nivel. A mi entender, la filosofía que funciona es la de la cantera más que la de la cartera, porque identifica el club. Ofrecer un buen espectáculo genera ingresos cada vez mejores. Yo he tenido la experiencia de dirigir este club y siempre aspiramos a ganar campeonatos, ser referencia por estilo de juego, con jugadores de casa y con tres o cuatro incorporaciones de afuera. Ello te permite recursos de la explotación del estadio, marketing mediático. Te pagan mucho dinero por los derechos audiovisuales y marcas llegan a patrocinar al club y a los jugadores.

¿De cuánto fue el contrato que lograron por derechos audiovisuales?

Fue el mejor contrato, 140 millones de euros al año, por cinco años. Eso representaba cantidades importantes y después en equipamiento deportivo, entre fijos de 35 millones de euros, más un variable que nos llegaba a los 40 millones de euros por temporada.

¿Cómo edificar un equipo desde la cantera?

Trabajando la base, pero trabajándola bien, con honestidad, con calidad. El ser profesional detalla el futuro inmediato, pues en un período de tres años se puede montar un base muy competitiva con jugadores de primer nivel y que sirven para capitalizar el club, porque la inversión es muy baja. Nosotros invertíamos 11 millones de euros en la cantera al año, ahora piense usted qué vale Messi en el mercado, qué vale Xavi, o sea, que sí es rentable. Se requiere paciencia y un músculo financiero para aguantar estos tres años.

 ¿Cómo es el clima laboral del Barcelona?

Es fundamental, porque la mayor parte del éxito la tienen los jugadores y el entrenador en el vestuario. Pero si la organización no funciona, se afecta el vestuario. Vinculamos los éxitos deportivos a los contratos de los empleados que no eran profesionales del fútbol, de ahí que cuando había un éxito deportivo, los empleados festejaban porque repercutía en la nómina. Es una manera de incentivar. Después hay una organización y cada departamento tiene unos objetivos por cumplir.

El Barça antes y después de Laporta...

Teníamos una plantilla fija de 180 trabajadores en 2003, con productividad muy baja. Lo dejé con unos 345 trabajadores y en 2010 los ingresos del club fueron de 430 millones de euros, los más altos de su historia, con 1.500 trabajadores para cada vez que hay un encuentro.

¿Cómo se maneja el liderazgo donde todos son estrellas?

Nunca el presidente que lidera un club de fútbol debe inmiscuirse en las funciones de los profesionales del deporte que realmente entienden del fútbol. Le puede gustar mucho el fútbol, es necesario que conozca el deporte más popular del mundo y lo ame, pero sobre todo no se debe caer en la tentación de intervenir en los temas técnicos. Así cada uno realiza sus funciones. Es liberar el vestuario de presiones.

¿Los empresarios deberían estar formados en deporte?

Ayuda. La experiencia que te da un máster en entidades deportivas son conocimientos válidos para hacer un mejor trabajo. En el fútbol hay que hacer compatibles las emociones con los criterios empresariales. No hay una escuela de negocios que tenga un manual de cómo gestionar clubes de fútbol y la gestión es la que hace la empresa, la organización.

¿Financieramente qué tan exitosos son los clubes en España?

El 50% tienen graves problemas económicos. Piense usted que el único saneado, a mi entender, es el Barcelona.

En Colombia los equipos se han abierto a acciones y sociedades anónimas. ¿Funciona?

 Todos los modelos funcionan si se administran correctamente. Si sale a bolsa y se capitaliza, después tendrá que repartir beneficios. De lo que se trata es de administrar, ya bien sea por aportes de capital de los accionistas, de capitalización en bolsa, de los socios con la cuota. En el Barça los ingresos más importantes venían por media y marketing, los socios representaban un 25% de los ingresos y luego estaba el estadio, que generaba otro 25%. Debes tener una estructura de ingresos diversificada.

La Equidad, el modelo para Laporta

“Me han hablado muy bien del Club La Equidad, que ha trabajado una muy buena cantera y que tienen resultados exitosos con tesón y perseverancia en conocimientos de jugadores jóvenes”, detalla Laporta, quien dice conocer al equipo bogotano por referencia de uno de sus amigos cercanos y también empresario del fútbol. “Es un club que venía de las inferiores y ahora pega fuerte en la primera”, agrega.

Laporta se refiere a la alianza que tiene el equipo con la escuela de fútbol de Alexis García, que es la que ha aportado más jugadores al plantel. El grupo Saludcoop le ofrece al equipo la posibilidad de  divisiones inferiores estructuradas, entrenadores, sicólogos, médicos y una de las variables más importantes: músculo financiero.

Empresario invitado por Foros El Espectador

El próximo miércoles 18 de mayo Joan Laporta estará en el Centro Empresarial Cámara de Comercio en Bogotá. Viene desde España para compartir su experiencia como expresidente del club azulgrana, tras conseguir 12 títulos con el equipo que hoy lidera Lionel Messi, el que considera Laporta es el mejor jugador del mundo en la actualidad.

Un caso empresarial con innovadoras estrategias al que usted podrá acceder comunicándose con la línea 4232300 Ext: 1500-1265 en Bogotá.

Laporta contará en detalle cómo logró imponer la cantera del equipo ante la cartera y cómo, bajo la filosofía de hacer del fútbol un espectáculo que bien gestionado y administrado puede atraer millonarias ganancias, también se puede consolidar una marca deportiva con centenares de ingresos por marketing, publicidad en los jugadores y porcentajes de entradas a un estadio que hoy podría llenarse varias veces con los hinchas que los siguen en todo el mundo.

Temas relacionados