John Galliano despide a... John Galliano

El grupo de modas LVMH rompe así todo vínculo con el diseñador británico.

Puede resultar paradójico que la empresa (John Galliano) se deshaga del hombre (John Galliano), pero el negocio de la moda a veces va como va.

El diseñador británico, que hace un mes fue despojado de su cargo al frente de la línea femenina de ropa de Dior, será también apartado de la dirección de John Galliano, SA, creada hace 17 años y cuyo capital pertenece, en un 91%, al grupo Moët Henessy Louis Vuitton (LVMH). Así lo decidió el Consejo de Administración de la firma, reunido en París, según asegura la potente y muy fiable revista especializada Women's Wear Daily en un artículo-bomba que no fue desmentido por la casa de moda. La firma emitió uno de sus ya célebremente escuetos comunicados. En él decía que declinaba cualquier tipo de comentario.

A todos los efectos, la decisión supone nada más que algo que ya se sobrentendía: la ruptura definitiva de lazos entre el conglomerado de lujo más potente del mundo, LVMH, y el diseñador que creció con el mismo ritmo de ensueño que el grupo hasta que ciertos comentarios nocturnos en un bar parisiense le valieron una denuncia por injurias raciales.

Galliano (Gibraltar, 1960), un diseñador tan excesivo, barroco y genial como criticado y controvertido, encara por ellos un juicio en París. El proceso de Galliano es inminente. La fiscalía parisiense decidió el 2 de marzo actuar de oficio y acusar al modisto. Si es hallado culpable podría ser condenado a seis meses de cárcel y una multa de hasta 25.000 euros. El acusado ha negado en varias ocasiones las acusaciones que pesan sobre él. 'Presento mis excusas sin reserva si mi conducta ha podido molestar. En nuestra sociedad, el antisemitismo y el racismo no tienen sitio', explicó entonces el diseñador a través de un comunicado difundido por sus abogados.

Pero más allá de la amenaza del juicio y de las denuncias presentadas, cuenta un video grabado con un teléfono móvil en diciembre de 2010 -en el mismo café La Perle, del que el diseñador es asiduo- emitido por el periódico The Sun. En él, el exresponsable de los desfiles de moda femenina de la casa francesa, visiblemente ebrio, sentado solo en una mesa, aseguraba en inglés, dirigiéndose a dos chicas y a un chico sentados cerca: 'Adoro a Hitler... Personas como vosotros estaríais muertos. Vuestros padres y vuestras madres estarían gaseados'.

La difusión planetaria del video, con la patética imagen de un Galliano alcoholizado alabando a un genocida y las reacciones que siguieron (Natalie Portman, de procedencia israelí, calificó simplemente el comentario de 'asqueroso') desembocó en el despido fulminante de Galliano. Dior consideró su comportamiento, según aseguró poco después en un comunicado, 'particularmente odioso'.

Ahora, tras perder Dior, es apartado de su propia marca. Algunas fuentes del sector citadas por Women's Wear Daily aseguran que, con todo, hay firmas italianas interesadas en comprar la empresa del cada vez más maldito diseñador. Otras fuentes, citadas por la misma revista, aseguran que el diseñador ha pasado un tratamiento de un mes de 'desintoxicación intensiva' en una clínica de Arizona.

Sea como sea, la gran incógnita que ha atenazado estos meses al muy atribulado mundo de la moda permanecerá todavía pendiente de despejar. ¿Quién sucederá al denostado John Galliano al frente de la todopoderosa Dior?

Temas relacionados